Puigdemont, el "pacifista" que blanquea a la banda terrorista Terra Lliure

Carles Sastre, asesino del empresario Bultó, y otro fundador de Terra Lliure, Frederic Bentanachs, tratados con honores por el prófugo.

Libertad Digital

La "Casa de la República" de Carles Puigdemont en Waterloo es un centro de culto y de peregrinaje del separatismo más combativo y radical. Un circo, según los sufridos vecinos de la antaño cotizada zona en las afueras de Bruselas, en el que el prófugo recibe con honores a toda clase de "activistas", desde los que recorren media Europa a pie para postrarse ante el president y sacarse la foto hasta fundadores de la banda terrorista Terra Lliure como Frederic Bentanachs, con el que Puigdemont posaba orgulloso a las puertas de su mansión tras recibir la visita de una delegación independentista en la penúltima escala de un viaje que tenía como destino final miccionar delante de dependencias comunitarias de Bruselas para pedir la libertad de los golpistas y de Julian Assange.

La foto con Bentanachs no es la única de Puigdemont con un exterrorista. El expresidente catalán, que se las da de encabezar un movimiento "cívico y pacífico" mantiene magníficas relaciones con otros fundadores y exmiembros de la banda Terra Lliure. En la primera nochevieja en Bélgica cenó como Miquel Casals, exmiembro de banda que fue detenido por el exjuez Garzón durante una operación en 1992, condenado en 1995 a dos años de prisión por colaboración con banda armada y tenencia de armas e indultado un año después. Posteriormente ingresó en Convergència de la mano de Puigdemont.

El líder del sindicato independentista

Un "histórico" del terrorismo separatista, Carles Sastre, es otro de los sujetos blanqueados por Puigdemont y el "Procés". Sastre fue condenado en 1977 por el asesinato del empresario José María Bultó, al que adosó un artefacto explosivo en el pecho, y absuelto por falta de pruebas de los asesinatos de Joaquim Viola (alcalde de Barcelona) y su esposa Montserrat Tarragona por el mismo procedimiento.

Sastre fue agasajado en 2017 en TV3 para escarnio de sus víctimas por haber firmado un manifiesto a favor de Artur Mas. Reconvertido en líder sindical, el exterrorista dirige el sindicato independentista mayoritario en la Generalidad, la Intersindical-CSC. Fue una de las "estrellas" invitadas durante la presentación en Waterloo del Consell de la República.

Boye y el secuestro de Revilla

Bentanachs y Sastre no son los únicos exterroristas en el entorno del expresidente regional, entre cuyos abogados figura Gonzalo Boye, condenado a catorce años de cárcel en 1996 por colaborar con ETA en el secuestro de Emiliano Revilla. Boye también ejerce como letrado del actual presidente de la Generalidad, Quim Torra, a despecho de los servicios jurídicos de la administración autonómica.

Cabe constatar que Mikel Lejarza, el infiltrado en ETA conocido con el alias de Lobo manifestó en una entrevista con el diario ABC que Puigdemont llegó a ser miembro de la banda terrorista Terra Lliure y que no fue detenido por Garzón porque "huyó a Suiza". El expresidente negó esas afirmaciones y pidió una rectificación que no llegó a producirse.

A continuación