El enorme problema de Ciudadanos y por qué Rivera carece de interés

Pablo Iglesias se da otro hostión –el primero fue con el sorpasso– con Errejón. Resulta que su poder de seducción no es tanto como él creía.

Pilar Díez

"Iglesias fracasa en su primer intento de laminar a Errejón", dice El Mundo. Últimamente no da una, el tío, pulso que lanza, pulso que pierde. El resultado de la votación, dice el editorial, "muestra que Iglesias no tiene el partido tan amarrado como parece y como da a entender su actitud prepotente contra los disidentes". Contra los disidentes, contra los periodistas, contra los socialistas, contra todo el mundo, la prepotencia es una patología en este personaje. Federico Jiménez Losantos está preocupadillo por la reforma de la Constitución para encajar a Cataluña en España. "Lo único que no se ha probado es lo contrario: contentar a los españoles liquidando los privilegios de los antiespañoles, es decir, encajar la realidad jurídica de España en la ilegalidad política de Cataluña, no Cataluña en España, sino al revés (…) Es le ley de todos los españoles, la Constitución, la que debe reformar Cataluña, no el separatismo el que debe reformar España. Para eso tiene el Ejecutivo todo su poder: para que se cumpla lo que diga el Judicial. La encajera prodigiosa, o sea, Soraya, debería entender esto: aquí, o encajamos todos o no encaja nadie". Federico, inasequible al desaliento, no cree que Cataluña sea un caso perdido.

El País está como unas castañuelas. Su niño ha salido vivo. "Errejón sale reforzado de su primer duelo con Iglesias". Pablo Iglesias se ha pasado de listillo una vez más. Como este tipo no tiene remedio, "reivindicó de inmediato la victoria, pero desveló claramente su decepción al anunciar desde un primer momento su voluntad de negociar". Qué hostia, pero qué hostia, que diría la difunta Rita Barberá. Dice Francesco Manetto que "Pablo Iglesias está acostumbrado a ganar" dentro de su partido y "ayer se rompió esa dinámica". "Se cierra en Podemos el ciclo del hiperliderazgo". Vamos, que le ha pasado como a la madrastra de Blancanieves, que acostumbrado a que el espejito, espejito mágico, le respondiera tú eres el más guapo de Podemos –y del mundo entero– va un día y le dice que hay un imberbe por ahí disputándole el puesto de macho alfa. Cuidado con las manzanas, Errejón. Fernando Vallespín aconseja a Albert Rivera que tiene que buscarse pareja, porque "uno de los mayores problemas que tiene Ciudadanos es que Albert Rivera reina solo. Así no hay quien hable de ellos, su vida carece de todo interés. Le falta ese elemento de entretenimiento mediático que proporcionan las disputas de pareja". Sí, el pobre intentó inventarse a una tal Carolina Punset para que le hiciera de sector crítico pero no coló. Así que Albert, espabila y zúrrate con alguien que te quedas sin portadas.

ABC abre con la lotería. "El 13 sí da buena suerte". Y con el Cercanías de Cataluña. Incluso con la regulación de armas y explosivos. Pero a Podemos ni caso. Últimamente ABC tiene un problema de sincronización con la actualidad. Dedica un editorial a Puigdemont. "El presidente de la Generalitat camina hacia un fracaso definitivo sin haber aprendido nada de los muchos errores recientes de su partido". Y otro para Carmena, a la que acusa de convertir Madrid en un "laberinto". Esta mujer "en lugar de solventar problemas" es una máquina "a la hora de generar molestias y dificultades donde no las había". Y como se le ocurra cerrar mañana Madrid al tráfico, como se rumorea, el motín de Esquilache se va a quedar en una mera anécdota. Entonces sí que van a rodar cabezas, pero de verdad, como les gusta a ellos.

La Razón dice que "Iglesias gana por la mínima a Errejón y rompe a Podemos". El editorial no ha debido de ser supervisado por Marhuenda, porque dice que la "consulta demuestra que la brecha abierta en el seno del partido morado era una realidad tangible y no una elucubración de los medios de comunicación españoles, como se aseguraba desde el sector oficialista del partido". Bueno, y lo que aseguraba ayer con vehemencia el director de La Razón en la tertulia de Ferreras, donde dijo que Errejón y Rita le caían muy bien pero que eran muy minoritarios, que Pablo dominaba todo Podemos. A rectificar, Marhuenda, no te hagas ahora el listo. La diferencia entre Pablo y Errejón es "de calado, programática e ideológica, que acabará por estallar. Pese a las buenas palabras, en Podemos, no lo duden, habrá vencedores y vencidos". Pues no sé, Marhuenda viendo cómo ibas ayer de sobrado mientras metías la pata hasta el corvejón permítenos dudar de tus vaticinios.

Y La Vanguardia se muere de envidia. Y de la mala. "Catalunya sólo se lleva un pellizco del botín de Madrid", dice sobre la Lotería Nacional. Botín. Se llama suerte, chavalines. A jorobarse.

A continuación