Iglesias avisa a Sánchez y Errejón de que la relación entre PSOE y Podemos será "de igual a igual"

También ha asegurado que el pacto con el PSOE tendrá que sumar a los separatistas y no a Ciudadanos.

Míriam Muro

En una comparecencia en los pasillos del Congreso que no ha durado ni diez minutos, Pablo Iglesias ha enviado dos mensajes en uno. El primero, a su número dos, Iñigo Errejón al que le ha dicho que mientras que él sea "secretario general, nosotros vamos a hablar al PSOE de igual a igual". Y el segundo, al propio Pedro Sánchez, al que le ha dicho que si quiere negociar con Podemos no les va a poder tratar como "una fuerza subalterna" y que el acuerdo tiene que ser con separatistas y nacionalistas y no con Ciudadanos.

A Errejón

"En Podemos hay muchas formas de pensar, es una cosa positiva, y a mí me toca ser el secretario general de todos", comenzaba diciendo Iglesias pero añadía: "Entre esas diferentes formas de pensar, hay maneras de entender cuál tiene que ser la relación con otros actores políticos. Ahí diré que, mientras yo sea secretario general, nosotros vamos a hablar al PSOE de igual a igual". Así respondía al ser preguntado por unas declaraciones que este miércoles ofreció Irene Montero en las que aseguraba que en el partido morado habían dos formas de relacionarse con el PSOE. Una sería la de Iglesias, tratando al PSOE de "igual a igual", y otra la de Iñigo Errejón, más permisiva con el PSOE.

A Sánchez

Tras dejarle claro a su número dos que se iban a imponer sus tesis, se dirigía a Sánchez asegurando que consideraba una "buena noticia, aleluya" que planteara iniciar las negociaciones. "Eso sí, dejo una cosa clara, quien quiera tratarnos como una fuerza política subalterna se va a encontrar con una actitud de dignidad", avisaba.

El líder de Podemos ha repetido que quieren un pacto con el PSOE en el que no esté Ciudadanos. "Ellos ya nos han dicho eso de 'contigo no, bicho'", ha afirmado tras lo que ha indicado que Sánchez tendría que empezar a hablar con los separatistas catalanes y los nacionalistas vascos.

Guerra interna

Dejando a un lado al PSOE, Iglesias ha vuelto a pronunciarse sobre la guerra interna en Podemos: "No tenemos que tener miedo a debatir en público", ha dicho aunque poco después precisaba que le había llamado "la atención la crítica de Errejón en Twitter a mí intervención en un mitin". También ha asegurado que hubiera preferido que el debate interno "se hubiera planteado en otros términos, más tarde y no haber tenido que enterarme por los medios de que había una lista en la Comunidad de Madrid". "Pero hay que coger el toro por los cuernos y resolver los problemas con debates públicos", ha dicho, "no se le pueden poner puertas al campo.Si el debate surge, hay que afrontarlo con normalidad", ha finalizado.

Errejón y Echenique

Por su parte, el secretario político de Podemos, Íñigo Errejón, que se encontraba en Amurrio haciendo campaña para las elecciones vascas ha preferido no entrar en la polémica y ha asegurado que la "unidad" de su partido "no se ha basado hasta ahora en la uniformidad" ni en que sus miembros piensen "igual exactamente en todo", sino "en la fraternidad, el compañerismo y el debate". "Creo que estamos de acuerdo en lo sustancial", ha añadido Errejón que, en varias ocasiones, desviaba el tema para referirse a las elecciones gallegas y vascas.

Por su parte, Pablo Echenique intentaba suavizar este jueves la polémica. En unas declaraciones realizadas en la Universidad de Podemos que el partido celebra hasta este domingo en la Universidad Complutense, el secretario de Organización del partido aseguraba que los tuits que se enviaron Pablo Iglesias e Íñigo Errejón y que generaron la polémica eran "en un tono más que amigable, casi de bromear".

Durante su discurso, eso sí, Echenique ha realizado una advertencia a pablistas y errejonistas: "Que en Podemos mantengamos pandillas puede generar disfunciones en los objetivos", ha afirmado.

A continuación