Parientes de la familia brasileña descuartizada en Guadalajara niegan que fuesen narcos

Las víctimas son Marcos Campos y Janaína Santos y sus dos hijos pequeños.  Su familia dice que se mudaron a España hace tres años para trabajar.

LD/Agencias

Un pariente de los cuatro miembros de una familia brasileña cuyos cuerpos aparecieron descuartizados en Guadalajara negó hoy que los asesinados tuvieran cualquier relación con el tráfico de drogas.

Los fallecidos eran Marcos Campos Nogueira y Janaína Santos Américo, ambos de 39 años, y sus dos hijos, una niña de cuatro años y un niño de un año, que nació en España.

Un hermano de Marcos, Valfran Campos, dijo a la televisión Globo que es "absurdo" insinuar que la pareja estuviera relacionada con el narcotráfico, después de que una fuente oficial dijera que "todo parece indicar" que el asesinato se debe a "un ajuste de cuentas".

La pareja era oriunda de João Pessoa, capital del estado de Paraíba, en el noreste de Brasil, y se mudó a España hace tres años por una oportunidad de empleo para Nogueira, que trabajaba como gerente de un restaurante.

Los cuerpos de los cuatro miembros de la familia fueron localizados en un chalé de una urbanización de Pioz, en Guadalajara, y se encontraban repartidos en varias bolsas.

Según la Guardia Civil, el crimen se cometió hace por lo menos un mes por el estado de descomposición de los restos mortales.

El cuñado de Janaína, Eduardo Braulio, dijo al portal G1 que sus familiares en Brasil no sospecharon nada porque "a veces se quedaban sin comunicación" durante un tiempo y creían que, por haberse mudado recientemente, todavía no habrían instalado internet en casa.

Según Braulio, el padre de Janaína tuvo una subida de tensión al enterarse de lo ocurrido.

Janaína usaba en las redes sociales los apellidos Diniz Diniz debido a su padre, según el cuñado.

A continuación