Play

El Rey no iniciará nuevas consultas e insta a los políticos a "resolver los problemas de los ciudadanos"

Pide una política "basada en el diálogo, la concertación y el compromiso". No habrá, de momento, otra ronda de consultas. 

LD/Agencias

Felipe VI ha decidido "no iniciar por el momento" nuevas consultas con los partidos de cara a intentar formar Gobierno, pero insta a las fuerzas a "dialogar" y "concertar", ha anunciado la Casa del Rey.

El jefe del Estado ha comunicado su decisión este lunes a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, a la que ha recibido en audiencia en el Palacio de la Zarzuela y con la que ha estado reunido por espacio de una hora, en un encuentro más largo de lo habitual.

En la nota, el monarca recuerda su mensaje de Navidad del año pasado, "a la vista de las circunstancias que de nuevo concurren". En concreto, menciona cómo

La pluralidad política, expresada en las urnas, conlleva una forma de ejercer la política basada en el diálogo, la concertación y el compromiso, con la finalidad de tomar las mejores decisiones que resuelvan los problemas de los ciudadanos.

Señala también que

en un régimen constitucional y democrático de Monarquía parlamentaria como el nuestro, las Cortes Generales son la sede donde, tras el debate y el diálogo entre las fuerzas políticas, se deben abordar y decidir los asuntos esenciales de la vida nacional.

El comunicado indica que no habrá nuevas consultas con el fin de que "las formaciones políticas puedan llevar a cabo las actuaciones que consideren conveniente a los efectos de lo previsto en el artículo 99 de la Constitución".

Añade que el monarca mantendrá "un contacto regular y permanente" con la presidenta del Congreso durante todo el proceso.

Felipe VI recibió a Pastor en el Salón de Audiencias y posó unos segundos ante la prensa gráfica con semblante serio, antes de invitar a la presidenta de la Cámara Baja a invitar a su despacho.

Una vez que fracasó el viernes pasado la investidura de Rajoy, para que se celebre un nuevo debate de investidura es obligatorio que el monarca abra una nueva ronda de consultas con los partidos y encargue la formación de gobierno a un candidato, que podría ser de nuevo Rajoy o alguien distinto.

Ahora bien, el plazo para tramitar otras propuestas de candidatos a la investidura expira el próximo 31 de octubre, según el límite que fija la Constitución española en su artículo 99.

También podría ocurrir que el jefe del Estado no nombrase ningún candidato a la investidura, si los partidos no avanzan en sus negociaciones para formar gobierno. Si esto ocurre, o si no prosperan nuevas investiduras aunque se intente, el Rey se vería de nuevo abocado a disolver las Cortes y convocar elecciones, que caerían el día de Navidad a no ser que los partidos tramiten una iniciativa legislativa para adelantar la fecha.

A continuación