El PSOE andaluz pide responsabilidad sin aclarar a quién para evitar terceras elecciones

Se trata de evitar las acusaciones de deslealtad en lo que se refiere a Sánchez, pero se da por hecha la investidura fallida de Rajoy de esta tarde.

Pedro de Tena (Sevilla)

Presionado por los sindicatos -que van a usar la calle contra los recortes de la Junta, que no de Mariano Rajoy-, agobiado por el acercamiento PP-C´s, que tiene su efecto en Andalucía en varios frentes y asediado por Podemos, el PSOE andaluz, cuyo silencio ha sido atronador durante el último mes, exhibe a la vuelta de las vacaciones la palabra "responsabilidad", pero no se sabe bien si va dirigida a Pedro Sánchez o Ciudadanos o al propio Rajoy.

La palabra "responsabilidad" brotó este jueves de la boca de Mario Jiménez, portavoz parlamentario del PSOE andaluz y la dirigió a todos los partidos políticos en un "nuevo ciclo" para evitar unas terceras elecciones "que nadie entendería". El problema es que para que no haya elecciones en diciembre, el PSOE, o una fracción del PSOE, tal vez andaluza, o se abstiene, o se pone enferma o pierde el tren hoy mismo permitiendo la investidura de Mariano Rajoy.

De referirse tal llamada a la responsabilidad a Ciudadanos y a Podemos estaríamos ante una posible operación de pacto a tres entre PSOE, un Podemos con apariencia moderada y C´s que se pondría en marcha hoy mismo tras conocerse el resultado de la votación. Difícil enjuague, pero no imposible.

Otra opción destilada astutamente a los medios de comunicación por la voz de Susana Díaz en el Congreso de los Diputados, Antonio Pradas, es que Rajoy dejase de ser el candidato del PP a la investidura, algo impensable hoy para el PP, y entonces, promover la abstención. La desaparición de la escena política de Rajoy podría facilitar la investidura de un candidato diferente del PP y aportar un triunfo político a un Pedro Sánchez sitiado dentro y fuera de su partido.

Naturalmente, como recuerda ABC, la ambigüedad es calculada. Se trata de evitar las acusaciones de deslealtad en lo que se refiere a Pedro Sánchez, pero ya se da por hecha la investidura fallida de Rajoy de esta tarde. La ambigüedad se intensifica cuando el propio Mario Jiménez reconoce que un gobierno alternativo de Pedro Sánchez es sencillamente imposible. Así es si se tienen en cuenta los límites impuestos en el Comité federal que conducen a un imposible matemático: "No salen las cuentas", dice Jiménez.

¿Cómo evitar entonces unas terceras elecciones por Navidad? Según Jiménez, que pone la cara que oculta Susana Díaz, a partir de hoy, se abre otro ciclo político en el que podría tener cabida un nuevo Comité Federal del PSOE, el único órgano que puede acordar el fin del bloqueo a la opción PP-C´s y evitar las urnas de los polvorones.

Pero la ambigüedad es mayor puesto que el coordinador de los diputados andaluces en el Congreso, Antonio Pradas, no dio ayer relevancia alguna ni urgencia inmediata a la convocatoria de ese presunto Comité Federal porque hay "una posición definida por los órganos del partido": El "no" fácilmente reconocible a Rajoy.

Todos en el PSOE andaluz dicen querer evitar que haya terceras elecciones, algo que según Jiménez no entendería nadie pero que no pudo explicar cómo evitar aludiendo a la consabida "responsabilidad" de todos los partidos.

Mientras Susana Díaz alarga su silencio sobre el futuro de España, algo que le preocupaba mucho antes de las vacaciones, PP andaluz y Ciudadanos estudian acuerdos para modificar los presupuestos andaluces muy afectados por la inexistencia de gobierno nacional. Por si fuera poco, los recortes de la propia Junta en educación y sanidad dan paso este próximo fin de semana a una primera manifestación sindical, CCOO y UGT incluídas, en las calles andaluzas.

A continuación