La lista de la compra de Rajoy

Rajoy aburrió hasta a las ovejas y la prensa espera irritada que la cosa se anime hoy. 

Pilar Díez

El Mundo destaca que "Rajoy emplaza a Sánchez: "Está amenazada la integridad territorial"". Explica el editorial que han titulado por ahí porque fue "donde Rajoy estuvo más contundente", ya que lo demás fue un coñazo. Sánchez "tiene la responsabilidad de que España pueda salir del bloqueo político en el que está sumida desde hace más de ocho meses y evitar que se convierta en una anomalía sin precedentes en Europa". Tampoco pasa nada por ser original. "Sánchez tiene hoy la oportunidad de rectificar, que es lo que espera de él la inmensa mayoría de los españoles". Pues va a ser que no. Jorge Bustos nos anima para que no huyamos de la tele. "Para ver al don Mariano irónico y fajador que tanto nos divierte habrá que esperar al debate de hoy". También Emilia Landaluce tiene todas sus esperanzas puestas en la sesión de hoy. Rajoy endosó "un tostón, y a la hora de la siesta, además. Hoy, sesión de embestidura. Dicen que Rajoy cambiará el tono para defenderse de los ataques de los rivales. Será de agradecer". Eso, eso, vamos a echarnos unas risas ya que no vale para nada.

El País dice que "Rajoy cumple el trámite en el Congreso sin opciones de éxito". Dice el editorial que hay que ver que tío, "no gastó un gramo de energía a la hora de ofrecer concesiones", que "Rajoy tiene que dar señales de rectificación y autocrítica y no lo hizo". Hijo, pides peras al olmo. Encuentra El País "el nudo gordiano de la situación. La dificultad para encontrar la salida es precisamente la ausencia de alternativa (…) Guste o no, hay que agotar las posibilidades de desbloquear la situación. Encerrarse en que el único objetivo es derrotar a Rajoy resulta inaceptable: hay que dar una salida a la situación política", dice desesperado. Javier Ayuso vio una intervención "plana, sin interés, ni alma". Córcholis, cuando se quiere algo de alguien "hay que esmerarse un poco mas, ponerle más pasión al asunto y, por supuesto, hacer autocrítica. Los cinco o siete pactos de Estado que ofreció el candidato más parecían la lista de la compra que una propuesta ilusionante para nadie". Hombre, convertir unos pactos de Estado en una juerga flamenca ya es mucho pedir. Jabois dice que Rajoy lo hace aposta. "En el PP no quieren ser brillantes, ni originales, ni nada que le separe de la imagen aburrida funcionarial que tan bien les sienta desde la llegada de los nuevos partidos. Contra las emociones, el hastío existencial del PP", el aburrimiento de un largo matrimonio.

ABC dice que "Rajoy tiende la mano al PSOE y le ofrece siete pactos de Estado". Bieito Rubido disculpa el peñazo del discurso. "Con palabras sencillas se pueden expresar grandes ideas". Déjalo, Bieito, no hace falta hacer el ridículo para defender a Rajoy. Si es aburrido es aburrido, tampoco tiene que ser Gracita Morales. Según el editorial fue un "discurso atípico, con la consabida calidad parlamentaria del orador, sin ataques a otras formaciones, sin criticas personalizadas, medido a la situación". "Rajoy pronunció ayer un discurso de investidura desideologizado, quizá frío para muchos, pero no exento de política". Luis Ventoso dice que es que Rajoy "no hace tonterías. Es tranquilo y responsable. Pero no es creativo", no se puede tener todo, oiga. "Rajoy parecía aburrido de sí mismo, fue a cumplir". Pues si él está aburrido de sí mismo ni le cuento cómo está el resto de la peña. Para Ignacio Camacho, "su temperatura emocional está bajo cero y su retórica de registrador desprende el calor de una placa de escarcha (…) El candidato eligió un discurso lánguido, ramplón, de madera. Sin garra, sin épica, sin corazón , sin energía. Un alegato desmayado, sosote y como displicente, carente de la mínima capacidad de seducción". David Gistau lo resume en tres palabras. "Un pestiño tremendo". Ha quedado claro ¿no?

La Razón se centra en los "Pactos de Estado para España". Marhuenda prefiere no comentar el discurso y se dedica a intentar convencer al PSOE. "No hay razón válida para que el PSOE rechace la oferta de un gran acuerdo político (…) Entendemos que el PSOE no quiera prestarse a otro papel que no sea el de la estricta oposición para no correr riesgos ante sus electores más ideologizados. Sin embargo, esa postura, perfectamente legítima, no es óbice para que cumpla con la primera norma de la democracia: el respeto a las urnas". ¿Ha dado un golpe de Estado Sánchez y no nos hemos enterado? A Pedro Nárvaez le tocan las narices los que se quejan del aburrimiento. "Le pedían más pasión, como si aquello fuera El último tango en París, la nueva versión de Ben Hur , en fin, algún episodio de Granjero busca esposa (…) 'Soporífero, aseguró Errejón. Digo: si quieren reírse que se pongan la jota de Echenique". ¿La de la minga? Vale, que la cante hoy Pablo Iglesias en su intervención, es una buena idea para hacer el debate más entretenido.

A continuación