El SAT negoció la venta de una finca privada que ocupó ilegalmente

El SOC-SAT reconoció en un escrito a Ibérica Concursal 2011SLP que había estado buscando comprador y/o arrendador para la tierra que había ocupado.

Pedro de Tena (Sevilla)

El Sindicato de Obreros del Campo-Sindicato Andaluz de Trabajadores (SOC-SAT) ocupó la explotación agraria que abandonó el empresario Simón Sabio dejando a 130 jornaleros con muchos meses sin cobrar. Pero curiosamente el sindicato negoció la venta de la finca, algo nunca visto antes en la organización que lidera Diego Cañamero. Frente a la vieja consigna "la tierra (ocupada) para el que la trabaja" se ha impuesto otra más tradicional: "la tierra para quien la compra".

Informa Noticias de Almería que la situación se remonta a mayo de 2012, cuando el juzgado de lo Mercantil de Almería en el procedimiento número 79/2012, por auto de 4 de abril de 2012 declaró en concurso voluntario al empresario agrícola y deudor Simón Sabio Pérez, pero le permitió conservar las facultades de administración y disponer sobre su patrimonio, quedando sometido el ejercicio de éstas a la intervención de los administradores concursales.

Un año más tarde, ya en 2013, desaparecieron por sorpresa tanto Simón Sabio como el resto de su familia, esposa, hija, yerno, y con ellos también la empresa Maybaz Produce SL. Ante esto, el Sindicato de Obreros del Campo se puso al frente de los jornaleros abandonados a su suerte en lo que denominó, como ya es costumbre, "ocupación de la tierra".

Sorprendentemente, seis meses después, el SOC reconoció en un escrito a Ibérica Concursal 2011SLP que había estado buscando comprador y/o arrendador para la tierra que había ocupado. Es más, informa a la sociedad de un acuerdo de venta al que había llegado con el representante legal de Gestión Empresarial Affl Multiservicios SL, cuyo principal accionista es un importante empresario murciano-almeriense, Antonio Luque Fernández.

Según dicho acuerdo -fechado el 9 de octubre de 2013, sólo un día antes de que remitiera la carta a la concursal- los inmigrantes se quedarían con tres de las 30 hectáreas que gestionarían mediante una "asociación sin ánimo de lucro" para su "autoconsumo". El resto pasaban a ser propiedad de la compradora a cambio de mantener a sólo 36 de los 130 trabajadores que la explotación tenía cuando fue abandonada.

Dado que en un escrito de la entidad concursal remitido al Juzgado de lo Mercantil 1 de Almería el 14 de noviembre de 2013 se expresa que los empresarios interesados en comprar la finca de Simón Sabio "han venido desistiendo sucesivamente ante las pretensiones del sindicato", se deduce que el SOC pretendía que la administración concursal aceptara esa decisión de venta y ninguna otra.

La entidad concursal afirmaba además que "la ocupación alegada no es tal" y aclaraba que la finca "desde el mes de abril [de 2013, por tanto desde el momento de la desaparición del propietario] dejó de ser cultivada y en ningún momento se ha reanudado ni realizado trabajo alguno". Eso sí, "en algunas ocasiones se han reunido grupos de trabajadores a instancias del sindicato y en las que en alguna ocasión han invitado a medios de comunicación".

A continuación