Llaman a declarar a la mano derecha del vicesecretario general del PSOE andaluz

Francisco González Cabaña, expresidente de la Diputación de Cádiz, aseguró que renunciaría a su aforamiento para declarar.

Pedro de Tena (Sevilla)

Conocido en el viejo PSOE gaditano como "Billy el niño", lo hará en calidad de testigo, a menos que él decida ir acompañado de abogado y renunciar a su condición de aforado por ser diputado nacional del PSOE por Cádiz. La juez que instruye el caso Bahía Competitiva, Lourdes del Río ha incluido la declaración como testigo de Francisco González Cabaña, expresidente de la Diputación Provincial de Cádiz y mano derecha del patriarca del clan de Alcalá, Luis Pizarro, exvicesecretario general del PSOE andaluz con Manuel Chaves y exconsejero de la Junta.

Ahora se verá si eran sinceras las declaraciones del propio González Cabaña cuando aseguró que estaba dispuesto a renunciar a su aforamiento en el Congreso para ir a declarar al Juzgado, con la intención de poder defenderse. Pues declarará como testigo, con obligación de decir la verdad, y deberá hacerlo el próximo 20 de mayo a las 10:00 horas. Si de su declaración se dedujera una relación directa con los hechos, la juez tendría que suspenderla y remitir el caso al Tribunal Supremo. Pero si el propio González Cabaña es el que, de forma voluntaria, renuncia a esa condición de aforado, no sería necesaria el trámite anterior.

Uno de los imputados en la causa, el extécnico de la Diputación, Teodoro Clavijo, lo había señalado como la persona que había presionado en 2011 para que la empresa Alestis obtuviera una subvenciona través del Plan Reindus; unas ayudas que otorga el Ministerio de Industria a proyectos empresariales para que generen empleo en determinadas zonas del país. Pero González Cabaña responsabilizó exclusivamente al PP de las afirmaciones realizadas por el imputado. Para el expresidente de la Diputación, los populares están personados en la causa "con el único objetivo de intoxicar".

El PP de Cádiz ha asegurado siempre que "la instrucción del fraude" del Bahía Competitiva había acorralado a González Cabaña y le exigió explicaciones que ahora tendrá que dar a la juez encargada del caso. A su juicio, quedó claro que el nombre y apellidos de la primera "X" del caso Bahía Competitiva era el de González Cabaña.

En la misma providencia la juez Del Río incorpora nuevas declaraciones de imputados. De todos ellos, el caso más llamativo es la imputación de Angelines Ortiz, exdelegada provincial de Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta de Andalucía en Cádiz, y nueva directora general de Economía Social de la Administración autonómica.

Pese a haber asegurado que desconoció lo esencial del caso, nuevos documentos aparecidos en las últimas semanas podrían haber dado a entender que Angelines Ortiz sí que fue conocedora de todo el proceso en su calidad de máxima responsable en la provincia de la Delegación de Innovación y, por tanto, de la Agencia Idea. Dos comunicaciones entre Ortiz y Teodoro Clavijo (el técnico de la Diputación también imputado) muestran cómo la exdelegada le solicita las baremaciones de los proyectos. Pero Ortiz, en su anterior declaración como testigo y con obligación de decir verdad, aseguró en sede judicial no conocer a Clavijo. Ahora prestará de nuevo declaración como imputada ante la magistrada Lourdes del Río el próximo 25 de abril.

También declararán Rosa Mellado, actual gerente provincial de la Agencia Idea; Adelaida Moares, jefa de servicio del Instituto de Empleo y Desarrollo Tecnológico (IEDT) de la Diputación Provincial; y, por segunda vez, María José Valencia, quien fuera diputada provincial del PSOE y responsable política del mencionado instituto.

A continuación