La Policía pide seguir buscando el cadáver de Marta tras el test de la verdad a Carcaño

Cinco años después del asesinato de Marta del Castillo, la Policía espera en esta ocasión encontrar el cuerpo tras los resultados del test.

Pedro de Tena (Sevilla)

Parece ser que el ya famoso "test de la verdad" aplicado, con consentimiento voluntario, al asesino confeso de Marta del Castillo, Miguel Carcaño, ha dado algún fruto o eso cree la Policía que no ceja en en su empeño para dar con el paradero del cuerpo de la joven. Al contrario que el juez encargado del caso, remiso a nuevas actuaciones, la Policía sigue haciendo esfuerzos para que el caso no habite el olvido tras las últimas declaraciones de Carcaño implicando a su hermano Francisco Javier Delgado.

Por eso se propuso el test de la verdad a Carcaño que ha arrojado alguna luz por cuanto la actividad cerebral del preso se excitó a la vista de determinados lugares. Hace ya más de cinco años que la joven fue asesinada y su cadáver hecho desaparecer.

Son precisamente esos lugares ante los que reaccionó de manera clara el cerebro de Carcaño los que van a ser objeto de especial atención por la Policía. Cuenta El Mundo que al preso, durante la prueba Potencial Evocado Cognitivo P300, se le fue mostrando una veintena de diapositivas con fotos y textos. En algunas de esas imágenes aparecían zonas en las que se ha barajado durante estos años que estuviera Marta.

Pues bien, la prueba neurológica ha dado resultados. Hay lugares ante los que Carcaño ha reaccionado y la Policía tiene ya un mapa de "focos calientes" en los alrededores de Sevilla donde, si no hay nuevos impedimentos y obstáculos, volverá a buscarse el cuerpo de Marta del Castillo. Como ya es de conocimiento general, el "test" tiene por metodología estudiar las reacciones involuntarias del sujeto ante determinadas imágenes o sonidos y que, al parecer, son imposibles de simular. No es una metodología exacta porque el que alguien tenga una reacción ante la visión de un paisaje, por ejemplo, no implica una única explicación acerca del por qué. En este caso, el que Carcaño "incremente" su actividad cerebral ante la visión de un lugar no significa que en ese lugar esté enterrada Marta. Pero tampoco es descartable que lo sea. Al menos, se está ante un lugar "especial" para la mente del asesino.

Además de elaborar la "ruta" posible para la búsqueda, se han tenido en cuenta las siete versiones distintas de situación del cadáver que ha dado el condenado. Pero sólo se trabaja con probabilidades, no con certezas porque Carcaño reaccionó ante varios lugares. Tras este proceso, la Policía enmarca ya los nuevos escenarios que permiten reiniciar la búsqueda tras el test a Carcaño.

El test de la verdad

Carcaño se sometió a él de manera voluntaria el pasado día 6 de marzo. Aunque se ha comprobado que el test alcanza una fiabilidad próxima al 90 por ciento, las circunstancias de este caso fueron especiales porque, además de colocarle en la cabeza un mecanismo con electrodos para registrar el movimiento cerebral ante las imágenes expuestas, la presencia policial y la habitación a oscuras, para detectar con mayor facilidad la dilatación de las pupilas, tiene que haber influido en el resultado.

Esta técnica se usó ya en el caso de la desaparición de la vecina de Ricla (Zaragoza) Pilar Cebrián. Precisamente se le aplicó al esposo y presunto asesino, Antonio Losilla, preso en la cárcel zaragozana de Zuera. El "test de la verdad" se utiliza en Estados Unidos y en Japón y mejora los resultados de los detectores de mentiras porque, al parecer, no puede manipularse.

A continuación