ETA sigue donde estaba e insiste en negociar sobre sus presos

Los terroristas dicen ahora que el proceso de "sellado" de sus armas es "difícil" y "no depende solo de la voluntad de ETA".

Libertad Digital

Disposición a la negociación política con el Gobierno y defensa de la escenificación de su desarme. Éstos son los dos puntos claves del último comunicado de la organización terrorista ETA, conocido este sábado por la mañana, y en el que no hace alusión alguna ni a su propia disolución ni a la entrega de armas y terroristas a las Fuerzas de Seguridad españolas o francesas fuera del teatrillo de los verificadores.

Remitido a Naiz.Info, la versión digital del diario Gara, habitual portavoz de sus comunicados, esta fechado el pasado 24 de febrero, justo un día después de la comparecencia de los verificadores en la Audiencia Nacional y tres días después del acto de los propios verificadores en el Hotel Carlton de Bilbao y de la filtración del vídeo del supuesto desarme a la BBC, la radio-televisión pública británica.

Los etarras dicen que la decisión de emprender el sellado e inventariado de sus arsenales, tal como anunció la Comisión Internacional de Verificación (CIV), es consecuencia del "final de la lucha armada" y que pretende garantizar que sus "armas, explosivos y dispositivos" se encuentran "fuera de uso operativo" para favorecer "fomentar el clima para el diálogo y el acuerdo", es decir, para iniciar un nuevo proceso de negociación política con los Gobiernos de España y Francia.

La organización terrorista confirma que el proceso para el precinto de armas se está llevando a cabo con la Comisión Internacional de Verificación, de tal modo que se ha abierto para ella una nueva fase en sus quehaceres.

En concreto, informa el comunicado, la "nueva misión" acordada entre ETA y la CIV se concreta en dos puntos: por una parte, la comisión verificará el proceso de sellado que llevará a cabo ETA con un método ya prefijado que no describen y, por otra, quedará en su mano el inventario que se haga de las armas, explosivos y otros dispositivos de la organización clandestina. El comunicado no detalla el destino final de las armas, que por el momento quedaron en poder de los asesinos pese a la presunta verificación de la CIV.

No depende sólo de ETA

"El proceso de sellado de arsenales ha comenzado y el compromiso de ETA es llevarlo hasta el final, hasta el último arsenal", continúan los terroristas, para añadir sin embargo que dicho proceso es "difícil y no exento de dificultades, por lo que no depende solo de la voluntad de ETA y de la profesionalidad de la Comisión de Verificación Internacional".

Además, cierran filas en torno a la escenificación del desarme y el vídeo remitido a la BBC, después de las críticas unánimes y de que los propios verificadores reconociesen que el vídeo les restó credibilidad, y dicen que los "ataques" y "obstáculos" pueden condicionar gravemente la viabilidad del proceso de sellado. Por ello, demanda de todos los agentes que actúen con "responsabilidad".

Por último, insisten en su disposición a sentarse a negociar con el Gobierno y, con mención expresa a Arkaitz Bellon, un terrorista de ETA fallecido recientemente en prisión, vuelven a pedir el fin de la política de dispersión de los etarras que cumplen penas de prisión.

A continuación