Hartazgo de la hostelería por Hacienda y el plan 'fantasma' del Gobierno: "Es una cerdada"

Los bares y los restaurantes llevan casi dos meses esperando un plan para la hostelería del que no hay ni rastro.

Beatriz García

Con el de ayer miércoles, termina otro Consejo de Ministros sin plan de ayuda a la hostelería. El sector fue uno de los primeros damnificados por los cierres tras la declaración del estado de alarma en marzo y, nueve meses después, todavía sigue esperando una respuesta del Gobierno.

El pasado 28 octubre todo apuntaba a que el Ejecutivo socialista tenía una idea. La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, inauguraba la XIV edición de los premios de Hostelería de España con un anuncio esperanzador: llevaría a cabo un "Plan de Apoyo a la Hostelería que dé soluciones al sector y prepare su recuperación" aseguraba. Un mes después, el 20 de noviembre, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, volvía a insistir en ese paquete de ayudas. A día de hoy, no hay ni rastro del plan.

"Desde ese día, hace casi dos meses, nos tienen esperando. Es lamentable y asqueroso", denuncia el propio presidente de Hostelería de España, José Luis Yzuel, en unas duras declaraciones a Libre Mercado. "No tenemos ninguna certeza de nada; ni si hay discrepancias internas sobre qué ayudas serán, como se está diciendo, ni nada. Porque no se nos ha consultado", asegura el presidente de la patronal. "¿A qué esperan? ¿a qué se arruinen todos?" se pregunta Yzuel.

En plena segunda ola de la pandemia, las CCAA han vuelto a decretar cierres de bares y restaurantes, lo que está acabando de rematar a la hostelería. Tanto es así, que los ERTE han vuelto a subir desde los máximos de la crisis del coronavirus, y una de las razones principales del incremento son las restricciones autonómicas en este y otros sectores, como el comercio.

"En Madrid, Mallorca o en Extremadura todavía se puede trabajar, son oasis, pero en el resto de CCAA, como Aragón o Cantabria, es imposible", apunta Yzuel. El presidente de la patronal denuncia la demonización de su sector "de manera gratuita y arbitraria y sin ninguna base científica. Cierran la hostelería para que parezca que hacen algo. No tiene sentido y lo hemos visto en regiones que no han cerrado, como Madrid, donde no han aumentado los casos porque la hostelería no es un elemento de contagio", señala.

Duras palabras para Hacienda

El representante de los hosteleros de España pide al Ejecutivo "ayudas directas a las empresas proporcionales a su tamaño o nivel de empleo si nos obligan a cerrar. Si no saben qué hacer, que imiten a Europa", recomienda. Además de regar a las empresas con dinero público, países como Alemania han rebajado el IVA a la hostelería por la pandemia o Portugal ha eliminado el Impuesto de Sociedades para este sector.

En España, el Gobierno se ha resistido a bajar los impuestos a las empresas y nada apunta a que vayan a cambiar de idea a estas alturas. A Yzuel ni se le pasa por la cabeza que el plan contenga alguna rebaja fiscal. "Lo único que nos permitieron fue aplazar las deudas tributarias, y ya en noviembre, las hemos tenido que pagar todas, ¡aunque no hayamos ingresado un sólo euro! Eso es una cerdada, en la Administración se han portado como unos auténticos cerdos y lo digo con mayúsculas", declara indignado. "Los empresarios están arruinados, peleando con sus caseros para que no les desahucien ¿y les cobras impuestos? Eso es no tener ni empatía ni sensibilidad", insiste.

Tras las restricciones de las CCAA, a la hostelería le están apareciendo más amenazas, como la subida del SMI que estaría preparando el Gobierno, la jornada de 4 días semanales que propone Podemos y la llegada del invierno, que desincentiva a la clientela a acudir a las terrazas, el único reducto que está manteniendo los negocios a flote por las reticencias de los consumidores a entrar en los interiores. "Somos, sin lugar a duda, el colectivo peor tratado", denuncia el presidente de la patronal. Todavía, el 25% de los negocios hosteleros no ha abierto sus puertas, es decir, 75.000 negocios. "Y probablemente no vuelvan a abrir", lamenta.

A continuación