La izquierda se ceba con Sarasola por un vídeo que el empresario dirige a sus empleados

Tertulianos y medios de izquierda cargan contra Sarasola tras un vídeo en el que se queja de las excusas de sus trabajadores para no volver del ERTE.

Luis F. Quintero

"Estamos alucinados. Uno de nuestros empleados, que lleva con nosotros más de 15 años, hemos querido recuperarle del ERTE porque lo necesitamos tras la reapertura, y nos ha dicho que no quiere volver a trabajar, que prefiere seguir en el ERTE". Esta confesión de un hostelero de la costa levantina le sonará a más de un empresario que está tratando de poner en marcha su actividad tras meses de doloroso parón en los que ha tratado de mantener el empleo y poder adquisitivo de sus trabajadores contra viento y marea.

Es un caso muy similar al problema que está sufriendo el empresario Kike Sarasola, fundador de Room Mate, la famosa cadena de hoteles. Ha trascendido a las redes sociales y los medios de comunicación un vídeo que ha dirigido el empresario a su plantilla en el que se queja enérgicamente de que algunos de sus empleados estén poniendo excusas para reincorporarse al trabajo: "Cuál es mi sorpresa cuando Recursos Humanos me informa de que cuando estamos llamando a la gente para que se incorpore a su trabajo porque lo que queremos es abrir hoteles para poder tener ingresos para poder pagar y generar caja, está la gente poniendo excusas: que si están de vacaciones, que si les viene muy mal. ¡Pero qué es esto! ¡Pero qué narices estáis diciendo! ¡No estáis de vacaciones estáis en un ERTE! ¡Y encima os estamos complementando el sueldo!".

Y así es. Su cadena de hoteles no sólo ha estado "ingresando cero", como dice Sarasola en el vídeo, sino que "hemos estado completando los ERTE para que cobréis el 100% del sueldo", y ha puesto su cadena hotelera a disposición de Sanidad para hacer frente a la pandemia y medicalizar sus instalaciones. "¡Estamos en una pandemia!" Repetía, no sin antes agradecer el trabajo de "mucha gente que ha trabajado muy duro".

Finalmente advertía de que "como me entere que alguien vuelve a poner alguna sola excusa para incorporarse al trabajo, mi actitud va a cambiar radicalmente y me fastidiaría mucho que por unos cuantos tuvieran que pagar muchos. Estoy francamente alucinado de que alguien haya podido poner alguna excusa para volver al trabajo cuando se lo hemos pedido porque vamos a abrir un hotel".

Cualquier empresario o autónomo grande o pequeño que se haya visto en una situación similar a la de Sarasola, comprenderá las enormes dificultades que supone el mantenimiento del poder adquisitivo de sus empleados con ningún ingreso, y estará igualmente alucinado, como lo estaba el empresario levantino que confesó a Libre Mercado su pesar, de que ahora que la empresa necesita al empleado al que ha salvado su puesto de trabajo y ha completado su sueldo, éste decida que prefiere seguir de ERTE.

La izquierda iracunda carga contra Sarasola

Pues bien, para la izquierda Sarasola no es un empresario hotelero que ha hecho grandes esfuerzos por mantener el poder adquisitivo de su plantilla en pleno estado de alarma, ni un empresario que ha puesto sus establecimientos a disposición del sistema sanitario para hacer frente a la pandemia. Para la izquierda Sarasola es el empresario que alquiló dos habitaciones a la presidenta de la comunidad de Madrid "a un precio irrisorio", según anunciaba El País en un mensaje de tuiter que ha terminado borrando.

El tertuliano de La Sexta, Antonio Maestre, decía echar de menos "a la CNT de los años 20" (revolucionarios y "anarcobolcheviques armados").

"Das miedito" le dice el diario Público en su cuenta de Twitter y vuelve a la carga con la habitación de Ayuso.

Tampoco ha dejado pasar la oportunidad el nuevo "látigo" del entorno podemita. El nuevo diario que dirige y administra la mismísima Dina Bousselham, carga contra el empresario.

Por supuesto, en programas como Al Rojo Vivo, de La Sexta, han aprovechado la ocasión para laminar al empresario con afirmaciones como la de Fernando Berlín que se preguntaba en directo que "qué trabajador querría regresar a su puesto" con un empresario así.

A continuación