Play

El Gobierno avanza que la economía se hundirá un 9,2% en 2020 y que el déficit se disparará al 10,34%

El Gobierno reconoce el colapso de la economía con unas cuentas al límite. Habla de una recuperación "en V asimétrica" muy poco creíble.

Beatriz García

El Gobierno al fin le pone cifra a la recesión de la economía española. Después de que organismos como el FMI, el BCE, el Banco de España, BBVA Research y una lista infinita de casas de análisis hubieran publicado diferentes informes que vaticinaban una caída del PIB sin precedentes, niveles de deuda y déficit nunca conocidos y un paro desbocado en 2020, el Ejecutivo de Pedro Sánchez ya tiene sus previsiones.

Las ha plasmado en el Programa de Estabilidad 2020-2023, que envió ayer jueves por la noche, in extremis, a Bruselas, junto al Plan Nacional de Reformas y un demoledor cuadro macroeconómico con una importante revisión de las estimaciones por el impacto de la crisis de la covid-19, lo que no implica que sean lo suficientemente realistas.

En concreto, el Gobierno prevé un desplome del PIB del 9,2% este año y una tasa de paro que se elevará al 19%. Para 2021, estima un repunte del 6,8% y un descenso de la tasa de paro al 17,2%, en lo que han bautizado como una recuperación "de V asimétrica", con un descenso muy intenso y una recuperación más gradual, que empezará a mitad de año y que no ha sabido concretar su evolución pasado el 2021.

v.png

La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, y la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, han sido las encargadas de dar a conocer todas las cifras en rueda de prensa. Desde la aprobación estado de alarma, el Gobierno no había dado un sólo dato que anticipara el desolador panorama en el que está inmerso España. Quizá la irresponsabilidad de Calviño, diciendo el 9 de marzo que el impacto del coronavirus sería "poco significativo y transitorio" para nuestro país, tenía algo que ver con este silencio.

Calviño ha reconocido que el Gran Confinamiento tendrá peores consecuencias que la Gran Recesión. La ministra de Asuntos Económicos ha calificado sus estimaciones de "coherentes", "prudentes", en un contexto "muy complejo", donde nos esperan "meses difíciles". Para 2021, el optimismo del Gobierno se hace patente con un "fuerte crecimiento" en 2021 y con "una recuperación de todos los indicadores". Estos son los datos de consumo e inversión, que se desplomarán (excepto el consumo público, como no es de extrañar).

previsiones1.png
previsiones.png

La Airef relaja el optimismo de Montero y Calviño

Montero y Calviño han presumido de que estas previsiones están "avaladas" por la Airef, pero rápidamente este organismo se ha apresurado a matizar que "avala el escenario macroeconómico del Gobierno, pero alerta de riesgos a la baja". La Airef "no descarta escenarios más adversos derivados de la intensidad de la recuperación proyectada en la segunda mitad de 2020 y en 2021, asociados a escenarios epidemiológicos más adversos o daños más persistentes en la capacidad productiva de la economía y el empleo", ha publicado en su cuenta oficial de Twitter, rebajando la confianza del Gobierno. Por ejemplo, entidades como Unicredit, estiman una caída del PIB español del 15,5% en 2020, muy por encima de lo pronosticado por el optimista Ejecutivo de Sánchez.

Un déficit propio de Zapatero

En cuanto al déficit y la deuda pública, el Gobierno prevé que el déficit público alcance el 10,34% del PIB este año, hasta los 115.671 millones de euros. Se trataría del mayor déficit desde el año 2012, cuando ese descuadre fiscal fue del 10,7%. Está insólita cifra se acerca al máximo histórico del 11,3%, logrado por José Luis Rodríguez Zapatero en 2009

Como consecuencia de esto, la caída de los ingresos será del 5,3%, con 25.711 millones respecto al año pasado, y el aumento del gasto público será del 10,5%, con 57.765 millones de euros más, hasta el 51,5% del PIB. Mientras tanto, la deuda pública se disparará hasta al 115,5%.

Llama la atención que María Jesús Montero haya presumido en rueda de prensa de que "gracias al Gobierno de Pedro Sánchez", España "salió del deficit excesivo en 2018", que es bajar del 3%. La realidad es que con Sánchez, se incrementó el déficit de 2019 hasta el 2,8%, lo que supuso la primera subida del déficit de España desde 2012, y sin efecto del coronavirus, sólo impulsado por sus famosos viernes sociales y otras categorías. "Incrementar el déficit y la deuda es la consecuencia para no dañar nuestra economía", ha declarado Montero.

A continuación