El coronavirus convierte el aeropuerto de Teruel en uno de los más codiciados por las aerolíneas

El avión de pasajeros más grande del mundo, el A380 de Air France, llegó a la pista de Teruel el pasado sábado.

Patricia Malagón

El aeropuerto de Teruel se convirtió desde el año 2012 en la plataforma aeroportuaria más grande de Europa. Esto significa que, en la capital turolense, de solo 36.000 habitantes, aparcan decenas de aviones cada mes. En estos momentos, unas 90 aeronaves se encuentran estacionadas en este recinto con el fin de recibir mantenimiento y estar paradas ante la falta de vuelos nacionales e internacionales por las restricciones causadas por la pandemia.

Lo curioso es que el avión de pasajeros más grande del mundo, el A380 de Air France, llegó a la pista de Teruel el pasado sábado y, junto con él, otra nave de características muy similares. Pero, aunque resulta sorprendente que en una de las regiones más deshabitadas de todo el viejo continente se encuentren en estos momentos aviones de este calibre debido a la falta de actividad, el pasado 16 abril también recibieron otra nave de grandes dimensiones propiedad de Lufthansa. La compañía alemana anunció que llevará a tierras turolenses otros 17 Airbus 340-600.

El aeropuerto de Teruel lleva en pie desde 2007 para servir de base industrial, de aparcamiento, reciclaje y mantenimiento. Lo cierto es que el recinto de 120 hectáreas se convirtió en el primer aeropuerto español destinado a estas tareas y, más tarde, pasó a ser el más grande de Europa para ofrecer estos servicios. De hecho, 13 años después de su construcción parece que la inversión de 40 millones de euros ha terminado siendo rentable. En la actualidad, el 60% de las hectáreas son gestionadas por Tarmac Aerosave, empresa líder en Europa, que cuenta con otras dos sedes en el continente.

Pero si el aeropuerto de Teruel ya contaba con una demanda más o menos estable, dado que no hay muchos con estas dimensiones en Europa, ahora se ha multiplicado. En estos momentos, el tráfico aéreo ha descendido a nivel global un 70%, ya que prácticamente solo se están realizando viajes para transporte de mercancías. Por eso, las aerolíneas buscan recintos especiales en los que poder aparcar y dar mantenimiento a sus aviones, ya que los aeropuertos comerciales no suelen estar preparados para ofrecer estos servicios. Tanto es así que el aeródromo turolense se está planteando ampliar temporalmente su espacio para dar cabida a un mayor número de naves.

A continuación