Las medidas de Sánchez abocan al cierre a 85.000 bares: "Esto va a ser una escabechina"

"Si sólo dejan tener 3 mesas ocupadas, no te da ni para pagar la luz", denuncia la patronal de hostelería.

Beatriz García

Cuando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció el plan de desescalada para la economía española, el pasado martes, José Luis Yzuel pensó "que se había equivocado, que no podía ser". Yzuel es el presidente de Hostelería de España, la patronal que representa al conjunto de más de 270.000 empresas que integran el sector.

Las fases para la "nueva normalidad" de Sánchez son "inviables" para los bares y restaurantes de nuestro país, señala Uzuel. "Es la ruina del sector", declara sin lugar a dudas. El Ejecutivo ha dividido la reapertura de la hostelería en cuatro fases que el sector considera "tremendamente confusas".

La primera es la Fase 0, y contempla la apertura de restaurantes y cafeterías con entrega para llevar, sin consumo en el local. Se prevé para el próximo 4 de mayo. "Antes nos gustaba comer una paella en un restaurante, pero ahora se lo tendremos que pedir al cocinero, recogerla y nos la llevaremos a comer a casa", ponía como ejemplo alegremente Sánchez cuando explicaba su plan. En el sector no dan crédito ante tales suposiciones. "Es una incongruencia. No vamos a cambiar los hábitos de la gente hacia el take away. Eso está bien para un día, para darse un capricho, pero la gente no va a ir a comprar comida a los restaurantes ni a los bares. El negocio de los hosteleros está en los cafés, en las comidas, en las cervezas y en alguna copa, no en el take away, que como complemento del negocio está bien, pero es sólo eso", señala Uzuel.

"Una tomadura de pelo"

Si la Fase 0 deja que desear, la Fase 1 le suena "a chiste" al presidente de Hostelería de España. El 11 de mayo sólo podrán abrir los bares y restaurantes que tengan terraza, pero se limitará al 30% de las mesas permitidas en años anteriores en base a la licencia municipal asegurando distancias. "Podrían tener mayor número de mesas si el ayuntamiento permite más espacio disponible, respetando la proporción mesas/superficie del 30% y con un incremento proporcional de espacio peatonal en el mismo tramo de la vía pública", señala la nueva normativa.

"La media de los negocios con terraza en España está entre las 10 y las 12 mesas. Si sólo dejan tener 3 mesas ocupadas, eso no te da ni para pagar la luz. Es una tomadura de pelo. No sé quién ha diseñado esto, pero que le jubilen ya, porque esto va a ser imposible de costear", declara Uzuel. "Ya de por sí, la terraza no es la parte más rentable de los bares, a no ser que sea de las que son muy grandes, porque para pocas mesas se requiere personal y organización. Encima, si la tienes que tener vacía, no tiene sentido", añade.

Uzuel vaticina que, aunque tengan terraza, "muchos negocios no van a abrir, no les va a compensar", y con las siguientes fases del Gobierno "muchos no van a abrir hasta julio". Asegura que es la primera vez que a su organización llaman dueños de locales "para preguntar cómo tienen que hacer para cerrar" definitivamente, debido al panorama que se les presenta. "La hostelería nunca cierra, se transforma o se traspasa, pero ahora, va a cerrar", pronostica.

85.000 locales en juego

La fase 2 permite el consumo en el local con servicio en mesa con garantía de separación entre clientes en mesa y entre mesas, excepto discotecas y bares nocturnos. La limitación de aforo es 1/3 y solo se permite el consumo sentados o para llevar.

En la fase 3 se extenderá el aforo de un máximo de 1/2 de su capacidad que garantice separación de clientes. Se permite gente de pie con separación mínima de 1,5 metros entre los clientes de la barra. En terrazas se limitará al 50% de las mesas. Las discotecas y bares nocturnos podrán abrir con aforo máximo de 1/3.

La patronal del sector considera estas medidas muy restrictivas y defiende la ocupación "del 65% de las terrazas desde el principio y en el interior de los locales mantener la distancia entre las mesas" sin aforo. Uzuel también desconfía en la facilidades que otorguen los ayuntamientos a los negocios para ampliar el espacio de las terrazas. "Ahí tenemos el ejemplo de Barcelona, que las lleva maltratando desde que llegó Ada Colau", apunta.

Si el Gobierno no rectifica, "esto va a ser una escabechina", avanza Uzuel. Desde su patronal ya han hecho números, y no son nada alentadores. Creen que, el plan de reapertura de Sánchez aboca al cierre al 30% de los establecimientos, alrededor de 85.000 locales.

Las súplicas del sector

Frente al anuncio del Gobierno, la patronal del sector señala que es imposible mantener las cifras de empleo anteriores a la crisis, al menos, durante los seis meses siguientes a la reapertura, por lo que piden que se flexibilicen los ERTE y que la reincorporación de trabajadores sea progresiva. Una de las condiciones de los ERTE era reincorporar a toda la plantilla, que ahora mismo está cobrando una prestación pública, de inmediato. En la hostelería ya saben que no van a obtener los mismos ingresos y lo ven "imposible de asumir".

Además, necesitan otra serie de garantías económicas, "como las exenciones fiscales y de tasas municipales, además de las líneas de financiación" del ICO, "que continúan siendo insuficientes".

Por otro lado, no disponen de una guía "que permita aplicar las medidas higiénico-sanitarias, las cuales aún desconocemos". Además, solicitan al Gobierno disponer de los EPI e hidrogeles necesarios "para que los más de 300.000 establecimientos de hostelería puedan retomar la actividad a partir del 4 de mayo".

Radiodrafía de la hostelería

El sector de la hostelería es uno de los pilares fundamentales de la economía española. Representa al 6,2% del PIB, emplea directamente 1,7 millones de personas y factura 124.000 millones de euros al año. Distribuido por todo el territorio nacional, es además apoyo indispensable al turismo, otro motor de la economía española que también corre peligro.

De las 314.000 empresas de hostelería de nuestro país, el 70% tiene menos de 3 empleados, según el último informe de Bain & Company y EY. Además, opera con márgenes de beneficios muy bajos (la restauración tiene márgenes del 6%, frente al 13% de media a nivel agregado nacional). Sus negocios también tienen muy poca liquidez, por lo que el 50% de ellos aguantan apenas 1 mes de gastos operativos fijos. Ya han pasado más de un mes con ingresos 0, la situación es límite.

A continuación