España prohibirá el fracking en plena crisis económica del coronavirus

El fracking es una técnica empleada para la extracción de petróleo.

Patricia Malagón

El Gobierno de España está trabajando en una nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética, que en estos momentos según la agencia Efe se encuentra en fase de elaboración. Pese a que todavía no ha salido a la luz, ni ha recibido la aprobación ni en el Consejo de Ministros, ni en el Congreso de los Diputados, la intención del Ejecutivo es prohibir el fracking en España. Es llamativo que ahora, en plena crisis económica del coronavirus, el Gobierno dedique sus esfuerzos a este asunto.

El fracking es una técnica empleada para la extracción de petróleo y que consiste en la perforación hidráulica del subsuelo para extraer hidrocarburos. Generalmente, sirve para fraccionar rocas y acceder a la materia prima que se desea sacar a la superficie, que generalmente suele ser petróleo o gas natural.

Pese a que nuestro país no contempla ni ha recibido ninguna petición para desarrollar un proyecto que implique la utilización de esta técnica, el Gobierno ya ha asegurado que prohibirán esta práctica en el artículo 8 de la nueva normativa, que también pretende poner otras limitaciones a la investigación y explotación de hidrocarburos.

La técnica que ha coronado a Estados Unidos

Estados Unidos consiguió el año pasado generar 12,3 millones de barriles diarios, tras triplicar su producción en doce años. Algo que le ha servido para ser el primer productor mundial y disparar las ventas de crudo a terceros países. Además, nunca nadie en la historia ha conseguido superar los 12 millones de barriles diarios, hasta que lo ha logrado Estados Unidos gracias al uso del fracking.

El famoso fracking se ha utilizado desde 1947 en la industria de los combustibles, pero el verdadero éxito lo ha registrado Estados Unidos, que en 2008 solo producía 4 millones de barriles diarios. Las perforaciones en las rocas eran costosas y su poca rentabilidad eran el principal hándicap, sin embargo, el abaratamiento de los costes y la optimización de la técnica ha convertido al país americano en la primera potencia petrolera.

Esta técnica tiene ventajas y desventajas. Si bien es cierto que reduce las emisiones de CO2 en comparación con las otras formas de extraer petróleo, también aumentan los niveles de contaminación del agua y que se aumenta notablemente el uso del liquido elemento para poder realizar el proceso de extracción.

A continuación