Los dueños de Tío Pepe elevan sus ventas un 4% en 2019 tras alcanzar una facturación récord

González Byass logra una facturación récord de 309 millones de euros.

LD/Agencias

González Byass, que cuenta con marcas icónicas como el fino Tío Pepe, Beronia, The London Nº1 o el brandy Lepanto, elevó sus ventas un 4% en su ejercicio fiscal, comprendido entre el 1 de septiembre de 2018 y 31 de agosto de 2019, hasta los 309 millones de euros, según ha informado la bodega en un comunicado.

En concreto, las ventas en el mercado exterior crecieron un 6,6% y representan ya el 69% del negocio total. González Byass cuenta con cinco distribuidoras propias (Iberia, Reino Unido, Estados Unidos, México y Chile), así como oficinas comerciales y delegados en China, Alemania y Canadá.

En la actualidad, la quinta generación de la familia González preside esta compañía formada por 14 bodegas en España, Chile y México, tres destilerías y una plantilla de 982 empleados, de los cuales el 37% reside fuera de España.

La bodega registró un resultado bruto de explotación (Ebitda) de 28,3 millones de euros en línea al obtenido en el ejercicio anterior de 28,1 millones de euros.

González Byass ha señalado que sus marcas globales tanto en vino con Tío Pepe, Beronia, Vilarnau y Veramonte, como en espirituosos, donde cuenta con las ginebras The London Nº1 y Mom, el brandy Solera Gran Reserva Lepanto y Nomad Outland Whisky, afianzan su posicionamiento a nivel mundial.

La bodega ha destacado su apuesta por el crecimiento con nuevos proyectos como la construcción de la nueva bodega de Beronia, destinada a la crianza de los vinos Reserva y Gran Reserva; la adquisición de la bodega Dominio Fournier, que ha supuesto su entrada en la Ribera del Duero, y el Hotel Tío Pepe, el primer 'sherry' hotel del mundo.

González Byass también ha apostado por la creación de nuevas experiencias enoturísticas como Tío Pepe Festival, mientras que ha recibido más de 300.000 visitas cada año a las bodegas de González Byass en Jerez, Beronia Rioja, Viñas del Vero, Cavas Vilarnau, Finca Constancia, Viñedos Veramonte, en Chile, y Casa Pedro Domecq, en México.

Por otro lado, González Byass señala a la sostenibilidad como una línea estratégica de la bodega, por lo que han desarrollado medidas para reducir el consumo de agua, optimizar los recursos energéticos y otros objetivos que contribuyen a la protección del medio ambiente.

Todas las acciones han concluido en la obtención de la certificación de Wineries for Climate Protection en González Byass Jerez, Vilarnau, Viñas del Vero y Beronia Rioja, así como en la ejecución de proyectos, como el que se realiza en seis bodegas y centros de trabajo donde el 30% de sus necesidades energéticas se obtiene a partir de plantas de energía fotovoltaica.

A continuación