El milagro de la española Glovo: de tener 9 trabajadores a valer más de 1.000 millones

En sus inicios, esta plataforma apenas contaba con nueve trabajadores. Sin embargo, ahora trabajan en ella más de 1.000 ingenieros.

Patricia Malagón

Glovo se ha convertido en el segundo unicornio (empresa valorada en más de 1.000 millones de euros) español, tras el éxito de Cabify. Este hito lo ha conseguido tras realizar una nueva ronda de financiación en la que ha conseguido 150 millones de euros. La novedad en esta ronda ha sido la participación del fondo soberano de Emiratos Árabes, Mubadala y el apoyo adicional de inversores anteriores: Drake Enterprises, Idinvest y Lakestar.

Oscar Pierre, cofundador de Glovo ha comentado que esta ronda permite fortalecer su posición en el sector del reparto a domicilio. Algo importante, teniendo en cuenta que la compañía está presente en más de 200 ciudades de 26 países de Europa, Latinoamérica y África y quiere crecer aún más. Un paso más para poder competir con rivales tan grandes como Uber Eat o Just Eat, entre otros.

¿Cómo nació Glovo?

El segundo unicornio español fue creado por el ingeniero catalán Óscar Pierre en el año 2015. El fundador, que trabajaba anteriormente para Airbus, decidió tomar el modelo de economía colaborativa que estaban desarrollando Airbnb y Uber en Estados Unidos. Pierre quería que los clientes potenciales de Glovo vieran a la plataforma como una manera de ahorrar tiempo, ya que es un servicio que transporta desde comida, hasta la compra semanal o un regalo.

A Pierre primero se le ocurrió la idea y después trató de convencer a varios inversores, y lo consiguió. El primero que se unió a esta startup fue Sacha Michaud, que hoy en día es el cofundador de Glovo App. En total, consiguieron 100.000 euros de los inversores para que Glovo comenzase a rodar. En sus inicios, esta plataforma apenas contaba con nueve trabajadores. Sin embargo, cuatro años después ya son más de 1.000 los ingenieros que trabajan para la compañía.

Las rondas de financiación que ha llevado a cabo la compañía dan una muestra clara de la confianza de los inversores. En 2016, solo un año después de su fundación, consiguieron 5 millones de euros e implantaron sus servicios en Barcelona, Madrid, Valencia, París y Milán. En 2018, solo tres años después de echar a andar, consiguieron otros 115 millones de euros para consolidar su expansión internacional. El año pasado, la compañía estaba valorada en 300 millones de euros. Este año el valor se ha disparado de forma considerable.

En estos momentos, este unicornio tiene presencia en 200 ciudades del mundo y se encuentra en países de Europa, África y América Latina. En 2017, facturaron 17 millones de euros, en 2018 ya subieron la cifra hasta los 52 millones de euros y todo apunta a que este año seguirán multiplicando la facturación.

A continuación