Ada Colau quiere subir hasta un 400% el impuesto de las terrazas de los bares

El Gremio de Restauración ha alertado de las graves consecuencias que esta subida tendría para el sector.

Patricia Malagón

El Ayuntamiento de Barcelona anunció una reestructuración de las Ordenanzas Fiscales para el año 2020 mediante la cual prevé ingresar 82 millones de euros más respecto al año anterior. Para conseguirlo, el consistorio liderado por Ada Colau, apuesta por subir de manera generalizada los impuestos como el IBI o el impuesto municipal que pagan los establecimientos por tener terrazas en la calle.

En la actualidad, una terraza de 9 metros cuadrados en el paseo de Gracia, la Rambla de Cataluña, la Rambla, la plaza Real o la Sagrada Familia tiene un coste de 124 euros mensuales para los bares (0,46 céntimos por metro cuadrado al día). Con la medida, estas mismas terrazas pasarían a costar 527 euros mensuales. Una subida de entre el 200% y el 400%, ya que el precio oscila en función del distrito en el que se encuentre situada la terraza.

Debido a esto, el Gremio de Restauración de Barcelona ha pasado a la acción alertando de las graves consecuencias que esta subida tendría para el sector y para los consumidores. "El Ayuntamiento debería estar pensando en medidas de promoción de la restauración y no en multiplicarnos las tasas por cuatro", lamenta Roger Pallarols, director del Gremio de Restauración, en un comunicado.

Por el momento, la medida ya ha pasado el primer filtro al ser aprobada por la Comisión de Economía y Hacienda del Ayuntamiento. El próximo viernes 25 de octubre la norma será debatida en el pleno y, por eso desde el Gremio piden que se cambie la propuesta. "Pedimos que la tasa se actualice de forma sensata, teniendo en cuenta la realidad de los negocios de restauración de la ciudad, pymes y autónomos, mayoritariamente, y sin forzar a la ciudadanía a cambiar de hábitos".

Cafés a 4 euros

La medida terminaría repercutiendo en los precios de las consumiciones, tal y como alertan desde la organización. Con los márgenes actuales, el sector será incapaz de absorber el incremento y, por tanto, deberá repercutirlo en el precio de las consumiciones, según el Gremio. "¿Quién puede permitirse pagar 4 euros por el café de media mañana?", se pregunta Pallarols. "Es una medida elitista. La restauración de barrio perderá el cliente de toda la vida".

La norma, después de someterse a deliberación en el Consejo Municipal abrirá un periodo de negociaciones de dos meses. Después de que el plazo expire, la norma podría ser aprobada en el último pleno del año, tal y como prevé el consistorio formado por Barcelona En Comú y el PSC. Si finalmente la subida recibe la luz verde, comenzaría a aplicarse desde el próximo 1 de enero de 2020.

A continuación