El boom de las bicis de carga: "Los parados se autoemplean y los autónomos venden la furgoneta"

El negocio de las cargo bike aterriza en España. Promete revolucionar los pequeños comercios y dar salida a las personas sin empleo.

Elena Berberana

Las bicis de carga se han convertido en el nuevo vehículo de transporte que los autónomos más lanzados están probando ya, y con gran éxito en sus resultados. Las llamadas cargo bike son habituales en carreteras y ciudades de países como Holanda, Dinamarca o Alemania. Hasta ahora, no se habían visto por entornos urbanos en España, pero las bicicletas de carga ya circulan por las ciudades de Madrid y Barcelona. Hasta 80.000 movimientos anuales se producen al año con este tipo de bicicletas especiales, según el consistorio madrileño.

"La puedes usar a nivel de ocio o familiar, o bien para trabajo y negocios", afirma Carlos Salas. Él ha sido uno de los primeros en nuestro país en transportar a sus dos hijos en una bicicleta de carga hasta el colegio. La estructura puede aguantar hasta 200 kilos y, lo mejor, es que no se nota el peso. "Yo vendí mi coche. Me di cuenta de que no lo necesitaba para mi vida", recuerda el empresario.

Salas asegura que fueron los propios clientes quienes empezaron a darse cuenta de las posibilidades de la cargo bike más allá del mero divertimento. "Empezaron a venir compradores que eran autónomos y tenían negocios. Madrid Central y las multas provocaron que los comerciantes se declinarán por otras alternativas de movilidad para el reparto de su mercancía", relata.

Floristerías, obradores, fruterías, peluquerías o servicios de mensajería y reparto de Madrid ya están circulando llevando sandías, paquetes o flores sin necesidad de utilizar furgonetas.

img-20190927-wa0009-1.jpg
Carlos Salas, empresario de Okocicle y monitor de ciclologística (Madrid)

"Uno de mis clientes que ha empezado ahora está muy feliz con su bici. Es dueño de un obrador y reparte el pan como tradicionalmente, pero con su cargo bike. Vendió la furgoneta y el ahorro en combustible es muy considerable. No contamina, dejas atrás los atascos y te olvidas de aparcar. Llegas a la entrada del comercio o casa del cliente y te plantas en su propia puerta", cuenta.

Y sin trámites burocrático. Salas recuerda que no se necesita licencia, ni matriculación. Tampoco ningún tipo permiso especial para conducir una bicicleta de carga.

Autoemplearse gracias a la bici

No solo los pequeños comerciantes se están beneficiando de las ventajas de las cargo bike. Según Salas, "ha supuesto una revolución para las personas en paro". Una nueva fórmula que soluciona y ofrece la entrada al autoempleo.

"Ha habido clientes que han capitalizado su paro y se han comprado una cargo bike para montar su negocio sobre ruedas. Por ejemplo, un chico limpiador de cristales lleva las escaleras y productos sin que le duela la espalda y con una velocidad superior a la de una furgoneta eléctrica. En Londres, ya se demostró con un experimento que la cargo bike podía sustituir a cualquier otro vehículo eléctrico. Esto llama enormemente la atención", cuenta.

img-20190927-wa0008.jpg
Conductores de bicicletas de carga

"También hay jóvenes especialistas en mecánica que arreglan coches a domicilio y reparan bicicletas. Llevan el taller a cuestas. Otros parados han decidido introducirse en el mundo del catering para bodas. Hay de todo porque estamos en pleno auge y funciona con la inventiva y ocurrencias de los ciclistas", continúa.

La inversión que se necesita hacer para obtener una bici de carga con 180 kg de capacidad, es de 2.500 a 3.000 euros si es manual, y en el caso de ser eléctrica, el coste asciende a los 4.000. Sin embargo, Salas deja entrever que "esta cuantía inicial se puede recuperar muy pronto".

Autoescuela de bicis de carga

Entidades públicas y privadas ya están ofreciendo cursos de operario en ciclologística. El Parque del Retiro de Madrid se ha transformado en un autoescuela de bicis de carga. Aunque no se necesita un permiso especial, los expertos recomiendan adquirir algunas nociones básicas antes de lanzarse a rodar.

img-20190927-wa0015-1.jpg
Alumno con una bici de carga (Parque del Retiro, Madrid)

"Nosotros tratamos temas normativos y enseñamos cuál es la mejor forma de conducción. Proveemos de la información elemental que necesita una persona que sale a circular con mercancía o transporta a sus niños o mascotas por Madrid. Es cierto que la mayoría de gente que se sube a una bicicleta de carga tiene su permiso de conducir y esto es una ventaja. Pero muchos vienen sin el permiso y deben aprender parámetros de movilidad para una circulación segura y eficaz. En definitiva, todo el mundo es candidato a la conducción de una bici de carga, desde niños hasta adultos de cualquier edad pueden disfrutar de este nuevo universo sobre ruedas", concluye Salas.

A continuación