El BCE no mueve ficha: retrasa la aprobación de nuevos estímulos

Mantiene intactos los tipos de interés y su programa de compras, confiando en la recuperación "moderada" de la zona euro.

LM/Agencias

El Banco Central Europeo (BCE) prevé ahora un crecimiento del 1,7% este año, lo que supone una pequeña revisión al alza respecto al 1,6% pronosticado en junio, y del 1,6% para 2017 y 2018, una décima menos que en junio, dijo hoy su presidente, Mario Draghi, en rueda de prensa. Previamente el consejo de gobierno del BCE mantuvo su tasa de interés rectora, la que cobra a los bancos por prestarles a una semana, en el mínimo histórico del 0%, en un momento de incertidumbre política en Europa.

Los expertos del BCE prevén ahora una inflación del 0,2% para la zona del euro este año, del 1,2% en 2017 y del 1,6% en 2018, prácticamente igual que en las proyecciones anteriores. Tan sólo se produce una bajada de una décima en la proyección de inflación para el 2017 respecto a junio (1,3%).

Draghi explicó que el consejo de gobierno discutió los datos económicos disponibles desde la reunión anterior de julio y también las nuevas proyecciones macroeconómicas, pero que no discutieron ampliar las medidas de estímulo monetario. El banquero italiano consideró que el programa de compras de deuda pública y privada "funciona y deberíamos centrarnos en su aplicación".

"Aunque los datos disponibles sugieren hasta ahora que la economía de la zona del euro resiste a la actual incertidumbre política y económica mundial, nuestro escenario de base está sujeto a riesgos a la baja" relacionados con "el entorno exterior", según Draghi. El presidente del BCE añadió que no se han producido cambios suficientemente significativos como para actuar, pero manifestó su disposición a hacerlo en caso necesario.

Draghi defendió el bajo nivel de los tipos de interés, necesario para impulsar la recuperación económica, y consideró que la capacidad de crear créditos no está influida por los bajos tipos. "Los tipos de interés tienen que ser bajos hoy para ser más altos en el futuro", dijo. "Nuestras amplias medidas de política monetaria continúan asegurando un apoyo a las condiciones de financiación" y apoyan la recuperación económica de la zona del euro, según Draghi.

El BCE prevé que la recuperación económica será "moderada", pero continua. Estará apoyada por la demanda interna, las condiciones de financiación favorables y la mejora de la rentabilidad de las empresas, que impulsarán la recuperación de la inversión. Pero la recuperación estará lastrada por una demanda externa contenida, en parte por la incertidumbre tras el voto del Brexit en el Reino Unido, apostilló.

A continuación