Play

El jamón ibérico conquista los paladares japoneses

El "auténtico jamón ibérico español" triunfa en Japón servido en un cuenco con salsa y huevo. El manjar hispano también se anuncia en televisión.

Libertad Digital

En enero del año pasado el embajador de Japón en España, Satoru Satoh, visitaba las trigésimo novenas jornadas gastronómicas en la localidad soriana de El Burgo de Osma. Además, de cantar las virtudes de los exquisitos platos propios de la matanza, Satoh hizo especial mención al jamón ibérico. Un producto tan español como exquisito que, de toda la feria, fue lo que más llamó la atención al embajador nipón.

En aquella ocasión, el diplomático japonés insinuó que el cerdo ibérico español podía llegar a conquistar más terrenos en el mercado de su país. Ya entonces dijo que España "está de moda en Japón" además de señalar que el cerdo es cada vez más importante en las exportaciones españolas a Japón, que levantó en 1999 la prohibición de consumir este producto.

Tanto es así, que en Japón el jamón ibérico, además de otros clásicos de nuestra gastronomía, se encuentran en restaurantes o bares españoles en ciudades como Tokio. Ahora, lo más llamativo es que también las casas de sushi ofrezcan en su carta de menú "auténtico jamón ibérico español", eso sí, humeante, en un cuenco para arroz, con salsa y huevo. Tanto es así que se ha convertido en un plato estrella de algunos restaurantes y se anuncia en televisión con un curioso spot publicitario que emplea como reclamo a un japonés vestido de torero que pone una excelente cara de satisfacción tras engullir, palillos mediante, un trozo de la exquisitez hispana.

En la red pueden encontrarse otros vídeos en los que aparecen usuarios de estos restaurantes probando con notable interés y buen resultado el sabroso plato de "auténtico jamón ibérico español".

En cualquier caso, la carne de cerdo se ha consumido en Japón casi desde la prehistoria. Los antiguos nipones cazaban jabalíes y se los comían. Más tarde, con la llegada del budismo se prohibió comer carne y su ingesta se redujo. Fue en el siglo XIX cuando se volvió a recuperar. Ahora, el que conquista los paladares japoneses es el cerdo español. Actualmente, el consumo de pescado por persona en Japón está en torno a 60 kilogramos anuales, frente a 20 kilogramos de cerdo, 17 de pollo y 9 de vaca.

Que Japón continúe siendo la tercera economía mundial en valor absoluto y uno de los mayores mercados mundiales unido al importante porcentaje que el japonés medio dedica a la alimentación convierten el país en un atractivo destino para nuestros productos. A esto hay que unir que actualmente en Japón se celebra "el año de España" -y que finalizará el próximo mes de junio- lo que ha hecho que se note en las exportaciones y el interés del consumidor japonés por la cultura gastronómica de nuestro país. Y eso que en nuestro país el Gobierno ha anunciado ahora que encarecerá su consumo.

Los informes del ICEX indican que el consumidor japonés siente gran curiosidad a la hora de probar nuevos productos y, por lo general los productos agroalimentarios más atractivos para el mercado japonés son los españoles, concretamente, los cárnicos, el aceite de oliva y el vino. Sin ir más lejos, en 2013 Cataluña y Andalucía fueron las comunidades autónomas que más productos agroalimentarios vendieron a Japón. En cuanto a los productos más vendido son en este orden, el aceite de oliva, seguido de los pescados y mariscos. En tercer lugar está la panadería y en cuarta posición se encuentran los productos hortofrutícolas, seguidos de los cárnicos .

A continuación