El Gobierno aprueba el mecanismo para que los bancos rescaten empresas

Según Sáenz de Santamaría, las medidas aprobadas evitarán que las empresas solventes con problemas financieros terminen suspendiendo pagos.

Libre Mercado

El Gobierno ha aprobado este viernes un real decreto ley de Medidas urgentes para financiación y reestructuración de empresas, por el que se reforma la ley concursal, con la intención, dice el Gobierno, de facilitar que la banca llegue a acuerdos con compañías que pese a sufrir importantes problemas de liquidez, son viables.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha explicado que con esta medida el Gobierno persigue "que las empresas viables puedan seguir desarrollando su actividad, mantener el empleo y afrontar sus deudas con más margen y más flexibilidad". En este sentido, su intención, decía Sáenz de Santamaría, es "impedir que un problema de liquidez puntual obligue al cierre de una compañía".

El texto contempla más margen en los acuerdos de refinanciación, potenciales quitas y esperas y facilita la conversión de la deuda de las empresas en capital. De este modo los acreedores de las empresas pasen a convertirse en accionistas de las mismas. Esto permitirá, de facto, que las entidades financieras se hagan con el control de una parte muy importante de la propiedad de las empresas, renunciando al cobro de las cantidades que estas compañías les adeudan.

Todas las nuevas medidas establecidas actuarán en fase preconcursal:

  • Acuerdos individuales: los acuerdos no tienen la necesidad de alcanzase con la mayoría de los acreedores sino que se permitirá la negociación directa del deudor con uno de ellos, siempre que mejore la situación patrimonial del deudor.
  • No habrá experto independiente: se suprime la exigencia de contar con un experto independiente en los procesos de refinanciación, será suficiente que el auditor de cuentas certifique que se cuenta con las mayorías de pasivo exigidas.
  • Rescisiones: el acuerdo no podrá se rescindido si la empresa entra en concurso de acreedores como ocurre ahora.
  • Porcentaje necesario para las quitas: se reduce del 55% al 51% el consentimiento de los acreedores en los acuerdos de refinanciación.
  • Ejecución judicial: estar inmerso en el proceso podrá suspender, durante el plazo previsto, las ejecuciones judiciales de bienes necesarios para la continuidad de la actividad.
  • Dinero nuevo: se establece que el fresh money que haya sido puesto para la refinanciación de las empresas se convierte en crédito contra la masa (los que primero se pagan) en su totalidad en caso de concurso. hasta ahora, sólo se hacía con el 50%.
A continuación