Federer ataca a Piqué: "La Copa Davis no puede convertirse en la Copa Piqué"

El suizo no se ha mostrado muy a favor de un torneo que chocaría con el formato de la Laver Cup, torneo impulsado por él mismo.

Gonzalo Moncada

Roger Federer no está muy contento con los cambios que van a tener lugar en la Copa Davis a partir del año que viene. A pesar de reconocer que debía modificase algo, no le hace mucha gracia que un deportista ajeno al tenis sea el que vaya a llevar a cabo el cambio.

"Estas próximas próximas semanas pueden ser muy interesantes. No he hablado con él (Piqué), pero admito que resulta extraño ver a un futbolista entrometerse en el negocio del tenis", señaló el suizo en declaraciones a medios de su país.

Estos días están teniendo lugar reuniones en Nueva York, aprovechando la disputa del US Open. La idea inicial era poner el la nueva Copa Davis a finales de noviembre pero muchos el consejo de jugadores votó en contra de ello puesto que sobre esas fechas los tenistas ya está de vacaciones. En esas reuniones que están teniendo lugar se ha barajado una nueva fecha, el mes de septiembre (una semana después de terminar el US Open).

El problema es que en esas fechas ya se disputa una copa que tuvo su primera edición el año pasado: la Laver Cup. Ese torneo, impulsado por la empresa del propio Federer, enfrenta desde el año pasado a los mejores de Europa contra los mejores del resto del mundo. El año pasado tuvo lugar en Praga y este año se disputará en Chicago durante los días 21, 22 y 23 de septiembre, con la presencia de la mayoría de los grandes de la raqueta a excepción de Rafael Nadal, que la semana previa tiene las semifinales de la Copa Davis ante Francia en Lille. Es precisamente alrededor de esas fechas a donde se Piqué quiere mover su nuevo torneo.

"Estoy a favor de las innovaciones. Nuestro deporte necesita pensar un poco fuera de lo normal para innovar. Pero es como el Jenga: debes tener cuidado de no quitar el ladrillo que derribará todo el edificio", aclara Roger.

A pesar de que el suizo no está muy a favor de todos estos cambios, otros tenistas importantes como Djokovic o Nadal sí ven de forma positiva este cambio. De hecho Nadal colaboró con Piqué y se postuló claramente a favor: "Creo que la competición era buena, pero evidentemente llevaba años con problemas. Esta es una realidad, y cuando algo tiene problemas tienes que buscar una solución. Lo que había, aunque fuera muy bonito en muchos momentos, creo que a nivel general había dejado de funcionar como merece que funcione una competición como la Copa Davis. Espero y deseo que funcione de la mejor manera posible", declaró el balear.

Lo que es seguro es que el blaugrana deberá de ser muy cuidadoso puesto que una voz tan autorizada como la de Federer en el mundo del tenis puede ser determinante para el triunfo de esta nueva idea.

A continuación