Daniel Medina, de doctor del Barça de Guardiola a jefe de los servicios médicos de los Washington Wizards de la NBA

El galeno grancanario pasó esta semana por Tirando a Fallar en su primera entrevista en España desde que llegó a la NBA.

José Manuel Puertas

En los últimos años, cada vez más nombres españoles están llegando a la NBA, y no solo sobre la cancha. Más allá de los Gasol, Hernangómez, Rubio o Ibaka, existen un buen número de compatriotas adquiriendo puestos de responsabilidad en la mejor liga del mundo. Es el caso del entrenador asistente de los Denver Nuggets, Jordi Fernández, su homólogo en Utah Jazz, Sergi Oliva, o el responsable principal de la preparación física de los San Antonio Spurs, Xavi Schelling, considerado en su parcela como uno de los mejores profesionales del planeta. También, con la temporada que arrancará el próximo 22 de diciembre, el grancanario Daniel Medina cumplirá su cuarto curso en Estados Unidos.

Tras quince años en el primer equipo del Fútbol Club Barcelona de fútbol, donde trabajó entre otros con Pep Guardiola, Medina, especialista en medicina deportiva, llegó hace cuatro ejercicios a la NBA, tras recibir la llamada de los Philadelphia 76ers. Hace dos años, tras dos temporadas en la franquicia de Pensilvania, hizo las maletas de camino a Washington, donde actualmente es el responsable de "cuidados del deportista y rendimiento", una suerte de jefe de los servicios médicos con responsabilidad en áreas tan relevantes como la prevención y rehabilitación de lesiones y la nutrición, de los Wizards de la NBA y las Mystics de la WNBA, así como también los equipos de la GLeague (liga de desarrollo) y eSports vinculados a la franquicia. Un cargo de enorme responsabilidad y máxima exigencia que el galeno canario desgranó, en su primera entrevista a un medio español desde que llegara a América, este domingo en Tirando a Fallar, el programa sobre baloncesto de esRadio.

Durante la extensa entrevista, el doctor afirmó que, tras 15 años trabajando en el Barça, no pudo decir que no a la llamada de la NBA. "Toda mi carrera la hice en el fútbol y el Barça, al que debo todo lo que soy, pero el baloncesto siempre fue mi deporte. Me veía retirándome allí, pero llamó la NBA y eso era cumplir un sueño", afirmó. En cuanto a la comparación entre ambos deportes, Medina apuntó que, pese su experiencia en el alto nivel del fútbol, "la NBA es un ambiente extremadamente difícil y duro para ganar que tiene un extra de dificultad por muchas cosas inherentes a la liga".

El médico español de los Wizards desgranó muchas de las claves sobre su trabajo en el día a día en la competición estadounidenses, desde los métodos para prevenir o tratar lesiones hasta el control de la nutrición, así como los intensos momentos que se viven actualmente en la preparación del draft, que exige un amplio conocimiento de la salud de las potenciales elecciones de cada equipo. Medina reconoció que "la prevención de lesiones es como el Santo Grial de la liga", y explicó que "no podemos predecir el futuro, pero sí hay herramientas que ayudan a identificar riesgos, aunque la experiencia y la comunicación a la hora de la verdad priman sobre los números".

Finalmente, y sobre el gran melón actual, la presencia de público en las gradas, señaló que "será difícil que en la primera parte de la temporada haya público", argumentando que "la NBA ha sido líder en tiempos de crisis y por eso hay una gran responsabilidad social y epidemiológica ante esa decisión". Así, en su opinión, la "apertura real" al público en los pabellones "llegará en la segunda mitad de la temporada".

A continuación