La revolución artística y deportiva del breakdance prepara su asalto a los Juegos Olímpicos

Libertad Digital entrevista al profesional del Break Dance Bboy Grazy y al fotógrafo Jeosm para conocer el ADN de este deporte.

David Vinuesa

Fue una de las noticias más importantes y más novedosas de cara a los Juegos Olímpicos, pero no para Tokyo 2021 sino para París 2024, porque será en la capital francesa donde debutará como disciplina el breakdance. ¿De dónde viene la idea? La incorporación del break fue propuesta por el Comité Olímpico Internacional (COI) después de comprobar su éxito durante los Juegos de la Juventud de Buenos Aires 2018. Allí arrasó en audiencias y a partir de ese momento se hicieron todos los movimientos para que se aprobase su inclusión en los Juegos.

libro-estilo-cjeosm-22.jpg

Ahora, antes de Tokyo y a tres años de París, Libertad Digital ha querido conocer de primera mano la esencia deportiva y artística de este deporte. Para ello LD ha entrevistado al experimentado y reconocido bailarín, Bboy Grazy, y al fotógrafo Jeosm.

Entrevista con Bboy Grazy, profesional y coreógrafo de bboying y breakdance.

Pregunta: ¿En qué consiste una competición tradicional de breakdance para la gente que no conozca este deporte?

Respuesta: Se conocen como batallas. Sale un bailarín, realiza una pregunta con una serie de movimientos, propone una idea y luego el siguiente bailarín le rebate esa pregunta con su propia respuesta. Así sucesivamente. Hay diferentes modalidades como el uno contra uno, dos contra dos, chico y chica... existen muchas modalidades. En los Juegos será uno contra uno con una serie de filtros. Los bboys pasan luego a eliminatorias hasta las semifinales y la final donde cogen podio y por lo tanto medalla. El sistema de valoración se llama ‘Trivium’. Así se puntúa.

P: ¿Sigue el cliché sobre el breakdance de que es un deporte de "chicos en chándal en la calle"?

R: Sí, en España sigue existiendo. Aquí hubo películas como ‘Beat Street’ o ‘Tocata’ que marcaron una forma de pensar y la gente sigue pensando que esto es como en los años 80 donde se bajaba simplemente a la calle a bailar. Actualmente es una cultura que ha crecido mucho y en países como Bélgica, Holanda, Estados Unidos, Francia, Rusia, Corea o Japón hay mucho orgullo nacional por sus representantes. En España todavía no nos pasa eso. No nos molesta, aunque a veces te choca que esa mentalidad siga vigente. Algunos hemos recorrido el mundo con el break, incluso en espectáculos como el ‘Circo del Sol’, y hemos ganado campeonatos en Estados Unidos o Japón. Luego llegas aquí y todavía tenemos que seguir entrenando en el metro. Nosotros entrenamos como atletas, mañana y tarde, y nos dedicamos a ello profesionalmente. No molesta, pero sí nos choca. Ahora en los Juegos esperemos que las instituciones también nos apoyen y cambie esta visión general. Esa visión antigua y falsa de calle, drogas, chavales en chándal... todo eso es muy antiguo.

P: ¿Cómo está actualmente el breakdance en España?

R: A nivel mundial está muy metido dentro de la sociedad y en España hubo un ‘boom’ en 2009 y 2010 donde mucha gente se metió dentro de esto mundo. Fue una auténtica locura. Aún así todo ha vuelto a bajar desde esa época y ahora estamos intentando de nuevo que siga creciendo. Estamos montando escuelas para generar actividad. Nosotros hemos creado un club llamado ‘Madrid Breaking Club’ y con eso estamos generando bastante movimiento. A nivel repercusión no es como el fútbol o como el tenis, pero estamos ganando muchoimpacto gracias a patrocinadores como Red Bull. Eso a nivel mundial está generando una gran expectación. Creo que en España la gente se va a llenar la boca de orgullo con sus representantes. Fuera de aquí ya hemos hecho un gran papel en competiciones internacionales y hay mucho talento.

P: A nivel de los Juegos Olímpicos, ¿cómo recibistéis la noticia?

R: En 2018 hubo los llamados Juegos de la Juventud en Buenos Aires y allí se probó si podía salir bien introducir el breakdance. Allí tuvo mucho éxito y cuando supimos que iba a ser olímpico en París 2024 nos sentimos muy orgullosos. Sobre todo por las nuevas generaciones. El foco de los Juegos hará que esta cultura se traslade a los más jóvenes. Ellos lo podrán conocer más y por qué no dedicarse a ello de forma profesional.

P: ¿Cómo es un día de entrenamiento para ti que estás en la élite?

R: Depende de si tengo o no competición y si estoy en pleno trabajo de creación artística. Pero más o menos mi rutina empieza por la mañana estirando más o menos durante diez minutos para que el cuerpo se despierte y esté en buenas condiciones. Por la mañana hago rutinas de fuerza o resistencia de hora y media en el gimnasio y por las tardes suelo entrenar break durante dos horas y media o tres. Si hay competición la voy preparando bien durante semanas con mucha carga de trabajo previa y según se acerca el torneo voy rebajando esa carga para llegar en perfectas condiciones.

P: ¿Qué esperanzas tenemos en España de cara a París 2024?

R: Tenemos un gran nivel y hay mucha gente muy buena en España. Hemos tenido muchos bboys que hemos ganado torneos internacionales a nivel individual y a nivel grupal. De cara al futuro la desventaja que tenemos respecto a otros países es que al no estar becados no nos pagan para dedicarnos solo a entrenar. Aquí hay que trabajar durante ocho horas en otra cosa y entrenar después con todo ese cansancio físico y mental acumulado. Eso hace que no estemos en igualdad de condiciones con belgas, franceses o coreanos. Aún así yo creo que lo podemos hacer muy bien y si tenemos algo de ayuda en el futuro más cercano podríamos alcanzar las finales.

libro-estilo-cjeosm-9.jpg

P: ¿Qué nivel de instalaciones tenemos en España para que los más jóvenes quieran entrar en este deporte?

R: En España lo hemos tenido bastante crudo porque necesitamos unos suelos que resbalen, que no sean muy duros para no hacerse daño y aquí solo lo podemos encontrar en el metro, por ejemplo. Imagina el frío que pasamos en invierno y el calor que pasamos en verano. Además la gente, lógicamente, pasa por allí y eso te despista. Y por supuesto la seguridad, si te pilla, te echa. Lo hemos tenido muy mal para entrenar. En los centros culturales como mucho nos daban una hora dos días a la semana y así es muy complicado trabajar y mejorar. Hemos tenido muy poco apoyo. Ahora en el presente nosotros hemos podido abrir ‘Madrid Breaking Club’, el primer club de este tipo en Madrid y allí todo el mundo que quiera prepararse tendrá la oportunidad. El que quiera aprender tiene las puertas abiertas aquí en Madrid y en otros lugares de España como Málaga o Granada también hay opciones en sitios como el nuestro. Ojalá dentro de poco podamos entrenar en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) . Por último si me permites me gustaría mandar un mensaje para la gente joven. El breakdance es un deporte para todo el mundo. Es un deporte democrático. No hace falta estar en la élite porque esto es un arte que si entra en tu vida no se irá jamás. Quizá sea muy duro al principio, pero vale la pena. Invito a todo el mundo que quiera venir a nuestro club y allí empezar a vivir y sentir este arte.

Entrevista con Jeosm, fotógrafo y autor del libro ‘Veritas Capítulo I -Estilo-’

Pregunta: ¿Qué ADN tiene el breakdance?

Respuesta: No lo concibo sólo como un deporte sino más como una forma de vida. Además evidentemente tiene una gran connotación artística. Que sea deporte olímpico en 2024 es un justo reconocimiento a sus protagonistas. Mi principal motivación a la hora de hacer este proyecto no fue tanto documentar el deporte en sí, sino todo lo que hay detrás y retratar a sus protagonistas de la manera más fiel y sincera. Enseñar al publico lo que hay detrás de este entorno, más allá de lo estético o deportivo.

libro-estilo-cjeosm-1.jpg

P: ¿Cómo ve el presente y futuro del breakdance?

R: Por desgracia siempre fue minoritario y no se si llegará a ser mayoritario o llegará a un "gran publico". Ojalá que sí y así a los protagonistas que he retratado en este libro se les consideré algo más que "chicos que bailan en la calle". Es una disciplina que surgió en los años 70 y tuvo un gran auge en España a mediados de los años 80 en los que influyeron y ayudaron a su divulgación programas de televisión como "Tocata". Creo que el estar en las olimpiadas o incluso el auge de las tecnologías o redes sociales asociadas al baile como puede ser TikTok, puede ayudar mucho a que esta disciplina se conozca y se valoré más. Lo que no tengo tan claro es si todo esto hará que permanezca su esencia y valores como se dio a conocer en España hace más de 30 años.

P: ¿Qué podemos esperar de su nuevo libro ‘Veritas capítulo I -Estilo-’?

R: Mi trabajo es este libro consiste en mostrar esta disciplina, sus protagonistas, su metodología, su estética y utilizando de nombre la palabra ESTILO que tan vinculada ha estado siempre al mundo del Bboying. No estaba buscando hacer fotos sólo estéticas sino también con mucho contenido y fuerza para que ayudasen a entender la disciplina y el sacrificio del Bboying.

P: ¿Se sigue manteniendo el cliché de que estos deportistas son chicos en chándal que están en los parques?

R: Creo que por desgracia si se sigue manteniendo ese cliché, en este libro trato de que no se ve a así, que se vea algo más y todo lo que hay detrás.

libro-estilo-cjeosm-7.jpg

P: ¿Qué papel tiene la cultura de la calle en este deporte y por supuesto en su libro?

R: Creo que es un movimiento que siempre ha estado muy ligado a la calle. Utiliza la calle como escenario y esto creo que va muy ligado con la cultura, también madrileña, de usar la calle como espacio de estar y no tanto como un lugar de paso. Por eso quería que todos los escenarios para las fotos fuesen los reales, lo que utilizan para entrenar, ir allí y retratarles en su entorno.

P: ¿Qué recorrido ve al breakdance?

R: Le veo un largo recorrido, ya lleva ente nosotros casi 40 años, y seguro que seguirá manteniendo su esencia. Me parece, más allá de lo deportivo o artístico, un mundo donde se transmiten unos valores muy positivos para la sociedad, para las personas que lo practican y para los espectadores.

A continuación