Un piragüista japonés dopa a un compañero para tratar de arrebatarle su plaza en los Juegos de Tokio

Yasuhiro Suzuki metió una sustancia prohibida en la bebida de uno de sus rivales para que diera positivo y así poder ocupar su plaza en los JJOO.

Libertad Digital

Los términos fair play y deportividad desde luego que no van con Yasuhiro Suzuki. Este piragüista japonés tenía la quinta marca de su país y se iba a quedar sin acudir a los Juegos Olímpicos de Tokio, así que no se le ocurrió otra cosa que recurrir a las trampas para poder estar en la cita olímpica que se va a celebrar dentro de dos años y medio en tierras niponas.

Y lo que hizo fue meter una sustancia prohibida en la bebida de uno de sus rivales, Seiji Komatsu, para que éste diera positivo y así poder ocupar su plaza en los JJOO.

Pero no ha conseguido su objetivo. Suzuki ha confesado que puso un esteroide anabólico en el agua de Komatsu y ha sido suspendido ocho años por su Federación. "La conducta de Suzuki es totalmente contraria al espíritu del fair play que debe prevalecer en el deporte", ha señalado la federación japonesa en un comunicado.

"Quería estar en el K4 de en los Juegos Olímpicos de Tokio, pero estaba en quinto lugar con un piragüista más joven que yo por delante. Sabía que no me iba a clasificar para los Juegos Olímpicos de Tokio, así que puse la sustancia prohibida en la bebida de Komatsu".

Es la explicación que ha dado Yasuhiro Suzuki. Pero su conciencia terminó prevaleciendo, y finalmente el piragüista confesó la trampa que le había preparado a su compatriota.

A continuación