Ruth Beitia, bronce en salto de altura en Sopot

La cántabra cumplió con las expectativas y logró el tercer puesto en los Mundiales en pista cubierta.

LD / Efe

Ruth Beitia, el último cartucho del equipo español para irrumpir en el medallero de los Mundiales en pista cubierta de Sopot (Polonia), consiguió la medalla de bronce con una marca de 2,00 metros. Por delante de la atleta cántabra terminaron la rusa Maria Kuchina, líder mundial del año con 2,01, y la polaca Kamila Licwinko, ambas con el mismo registro que la plusmarquista española.

Por delante de la atleta cántabra terminaron la rusa Maria Kuchina, líder mundial del año con 2,01, y la polaca Kamila Licwinko, ambas con el mismo registro que la plusmarquista española pero conseguido en el primer intento.

Se trata de la décima medalla que Beitia obtiene en alta competición, incluidos Juegos Olímpicos y Mundiales y Europeos en sala y al aire libre. Hasta hoy tenía dos de oro, cuatro de plata y tres de bronce. Gracias a la atleta cántabra, el atletismo español no regresa de vacío de los Mundiales en sala, como le ocurrió hace dos años en Estambul.

Empezó a competir en 1,85 y continuó con 1,90, la última altura que superaron todas. En 1,94 mantuvo su trayectoria perfecta y dos quedaron ya eliminadas. La altura siguiente (1,97) redujo a cuatro la lista de contendientes. Beitia continuaba su racha inmaculada, lo mismo que la polaca Justyna Kasprzycka, ya en récord personal.

La croata Blanka Vlasic, dos veces campeona, no había podido con esa altura, pero todavía sobraba una para el podio. Beitia cometió su primer fallo con la barra en 2,00. Tuvo que agotar los tres saltos y eso le costó la medalla de oro. Kuchina y Licwinko la adelantaron superando esa altura a la primera.

Beitia ya tenía dos medallas en Mundiales bajo techo: la de bronce en Moscú 2006 y la de plata en Doha 2010. Esta tercera, con la que celebró el Día de la Mujer, cierra su brillante trayectoria ya que, con 37 años en 2016, no es probable que siga en activo para entonces.

La medalla de Ruth Beitia cubre en parte las miserias del equipo español, que en materia de finalistas -ella sola- ha cuajado en Sopot la peor actuación de toda su historia en este torneo. El peor resultado anterior fue en la primera edición, Indianápolis 87, donde tuvo a tres atletas entre los ocho mejores.

A continuación