Las confesiones de Juanele tras salir de la cárcel: "Ser bipolar y una depresión me retiraron del fútbol"

El asturiano se sincera en una entrevista concedida al diario El Comercio de Gijón. 

E.S.A

Juanele ha roto su silencio meses después de abandonar la prisión tras cumplir condena por malos tratos a su expareja. Juan Castaño Quirós (Gijón, 1971) estuvo privado de libertad durante un año, pero reconoce en declaraciones a El Comercio de Gijón que actualmente se encuentra "bien" y que está "llevando una vida bastante tranquila".

Además explicó que en esta ocasión, cumpliendo su segunda condena, se tomó las cosas de otra manera: "Fue muy duro pero me adapté a lo que tenía que hacer. Fue todo más rápido. La otra vez sí que me costó. No entendía por qué estaba en la cárcel. Discutía con todo el mundo. "¿Por qué tenía que entrar si no había hecho nada?", "¿qué hacía allí?". Esta vez asumí que tenía que estar. Era mi culpa. Me dieron permisos para salir seis días y no quise".

La depresión y la bipolaridad

El exjugador aseveró que ya no mantiene lazos activos con el mundo del fútbol: "Me jubilaron con 38 años", según manifestó "por una depresión que tuve en Zaragoza", a raíz de lo cual "me detectaron que era bipolar". Según explicó el exblanquiazul llegó a sospechar que padecía esta enfermedad "por cosas que hacía en el campo y fuera de él. Me di cuenta de que era bipolar. Necesitaba tratamiento y ayuda. Tuve mucha suerte. Conseguí esa ayuda en Gijón gracias a una psiquiatra. Ahora estoy fenomenal". Confesó, además, que de entrada rechazó asumir su condición, afirmando que "al principio, yo no lo aceptaba, pero luego me di cuenta de lo que tenía. Me puse en las manos de los médicos y comencé con la medicación. Ahora mismo estoy en la mejor etapa de mi vida desde que me detectaron la enfermedad".

Juanele reconoció, sin embargo, que ve mucho fútbol: "Todo el que puedo: al Sporting, Tenerife, Zaragoza, Madrid, Barça, Atlético... Sigo a los equipos en los que jugué y también veo los partidos de los grandes. A la selección, por supuesto. Desde que está Luis Enrique, mucho más".

Flores a Luis Enrique

El gijonés valoró al actual seleccionador español señalando que "es muy buena persona. Fue un gran jugador y ahora es un gran entrenador. Nació para ello. Está demostrando quién es", además señaló que lo considera el mejor jugador con el que tuvo la oportunidad de coincidir, según comentó porque "es de Gijón, jugó en el Madrid, en el Barcelona y en la selección. Fue a tres mundiales. Tenía mucho carácter. En los entrenamientos nunca se relajaba" y añadió que además "no dejaba relajarse a ningún compañero porque tenía mucho hambre de éxito. Para mí fue un jugador de los que marcan época. El mejor".

Juanele mantiene contacto con varios excompañeros: "Iván Iglesias, Tomás, Raúl, Tino... Todos los que empezamos aquí (Gijón). Todavía nos vemos, quedamos para cenar. Nacho Conte, que lo tuve en Tenerife, Felipe Miñambres, Paco Jémez, José Ignacio, Jokanovic... Me llevaba muy bien con todos. Todos fueron muy importantes en mi carrera. Me ayudaron y aprendí mucho de ellos".

La dureza de la cárcel

Juanele también explicó en sus declaraciones cómo fue su paso por prisión durante un año, definiendo la experiencia como "muy complicada, pero se me pasó rapidísimo. Estuve un año entero. Y se me pasó rápido porque la culpa de estar allí sólo la tenía yo. No había más. En mi cabeza sólo estaba eso. Fue culpa mía. Tenía que asumir lo que hice y cumplir el año. Tuve el apoyo de mi exmujer, de mi hija, con la que hablaba todos los días. Fueron muy importantes. Sabía que las cosas le iban bien (a su hija) y eso me daba mucha fuerza para estar allí y soportar lo que tenía que soportar" y dejó claro que su hija es lo más importante de su vida: "Sí. Tiene 19 años, está estudiando una carrera (enfermería) y estoy muy orgulloso de ella".

A continuación