El gol de Asensio vale tres puntos de oro ante un rocoso Espanyol (1-0)

Un tiro al larguero de Borja Iglesias puso el susto en el cuerpo a los merengues. Ceballos, Isco y Asensio los mejores del Madrid.

José Antonio Rodríguez Peña

La noche en el Bernabéu comenzaba con sus dos secciones disputando encuentros muy importantes: el de las canastas trataba de doblegar al Baskonia en la final de la Supercopa de España, y el de fútbol buscaba sumar tres puntos, y confirmar su buen estado de forma tras el encuentro ante la Roma, contra el Espanyol en La Liga. Con una temperatura muy elevada en el Bernabéu, echaba a rodar el balón en la Capital. A los de Lopetegui sólo les valía ganar, el tropiezo en San Mamés no permitía más fallos si querían seguir al acecho del FC Barcelona en la conquista por la competición doméstica.

Lopetegui ha impuesto una forma de juego muy característica y que pocas veces se ha visto sobre el césped del campo madridista: una presión alta y un juego de posesión con transiciones muy rápidas que ahoga al rival. En esas estaba el Madrid cuando se encontró en los pies de Isco la primera del encuentro en el minuto 5 de partido. Un chut raso que se marchó rozando el poste e impidió al malagueño reeditar su faceta goleadora tras el tanto en Champions. Seguían transcurriendo los minutos y una figura comenzaba a destacar por encima del resto, la de Ceballos, quien producía en sus botas el mayor peligro para los blancos. Fue entonces, mientras la megafonía anunciaba a los pupilos de Pablo Laso como supercampeones de España en baloncesto, cuando Piatti provocaba un vuelco al corazón a la parroquia madridista.

Seguía el recital de Dani Ceballos, en el que sí parece confiar –y mucho– Lopetegui, pero bajaba el pistón el Madrid. Rondando el minuto 30 tomaba el control del partido el Espanyol, que volvió a meter el miedo en el cuerpo a los merengues con una gran jugada individual de Hernán Pérez. Thibaut Courtois realizó la primera intervención de mérito ante su nueva afición, evitando así que el Espanyol golpease primero.

Fue al borde del descanso cuando el Madrid trenzó una preciosa jugada cerca del área de Diego López que culminó Modric con un tiro que rechazó un defensor y el balón que le llegó manso a los pies a Asensio. El mallorquín terminó cruzando con mucho criterio el balón para batir por el palo largo a Diego López.

Su posición parecía dudosa en un principio, pero tras varias repeticiones y con la ayuda del VAR, Mateu Lahoz concedió el tanto. No había tiempo para más, era momento de recuperar fuerzas en vestuarios.

En la reanudación se atisbaba una actitud similar a la de la primera mitad. De hecho, Isco y Modric tuvieron las dos primeras de los siguientes 45 minutos. Se estaban viviendo grandes momentos de fútbol en el Bernabéu con toda la afición blanca disfrutando de su equipo. En ese momento, los técnicos de ambos conjuntos jugaron su particular partida de ajedrez con un carrusel de cambios y, casualmente, en esos momentos el Madrid pegó el bajón en su juego. La entrada de Leo Baptistao y Víctor Sánchez, primero, y más tarde de Sergio García, espolearon a su equipo. Rondando el minuto 65, se encontraron con la más clara del partido en los pies de Borja Iglesias. Un garrafal error de Ramos en la salida de balón generó el chut al larguero del delantero perico que hacía presagiar que los de Lopetegui iban a vivir unos últimos veinte minutos interminables.

Asomaron, tímidamente, Ramos en primera instancia con un remate de cabeza, y luego Lucas Vázquez, pero hasta ahí llegó el peligro del Madrid. Tan mal lo estaban viendo desde la grada que, aunque pusilánimes, se pudieron escuchar los primeros silbidos de la era Lopetegui. Fallos en la salida de balón, imprecisiones a la hora de entrelazar jugadas, precipitaciones impropias de jugadores de la talla de Modric o Casemiro y el Espanyol viviendo prácticamente en el balcón del área, pusieron en sobreaviso a los presentes en el Bernabéu. Encaraban los blancos los últimos compases en un sol y sombra que no convencía a Lopetegui, algo que se reflejó en la salida de Marcos Llorente para reforzar el centro del campo. Y ni con esas se desvaneció la amenaza.

Finalmente, con el agua al cuello los blancos superaron las dificultades y Mateu Lahoz señalaba el término del encuentro. Lopetegui planteó un partido de rotaciones dando descanso a Bale y Marcelo con la vista puesta en las dos trepidantes citas que tienen esta semana. Viajarán primero al Sánchez Pizjuán para medirse al Sevilla y, después, recibirán en casa a su vecino de ciudad, al Atlético de Madrid. Cerca estuvo de costarle los tres puntos, aunque entre Asensio y el VAR afianzaron –momentáneamente– el liderato.

Ficha técnica:

Real Madrid (1): Courtois; Odriozola, Varane, Sergio Ramos, Nacho; Casemiro, Ceballos (Lucas Vázquez, m.63), Modric; Isco (Marcos Llorente, m.78), Marco Asensio y Benzema (Mariano, m.59).

Espanyol (0): Diego López; Javi López, Naldo, Hermoso, Dídac Vilà; Marc Roca, Darder (Víctor Sánchez, m.55), Granero; Piatti (Leo Baptistao, m.55), Hernán Pérez (Sergio García, m.70) y Borja Iglesias.

Goles: 1-0, m.41: Asensio.

Árbitro: Mateu Lahoz (colegio valenciano). Amonestó a Nacho (6) y Casemiro (77) por el Real Madrid; y a Marc Roca (26), Javi López (45) por el Espanyol.

Incidencias: encuentro correspondiente a la quinta jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 67.758 espectadores.

A continuación