Dos clubes de Primera, indignados con 'Deportes Cuatro'

El Sevilla y el Espanyol mostraron su queja formal por el trato de Deportes Cuatro.

Libertad Digital

Sevilla y Español, de forma oficial, han alzado la voz con el trato dispensado por Deportes Cuatro.

El Sevilla sacó la cara por su afición. En el partido de vuelta de los Cuartos de Copa, Vitolo fue uno de los protagonistas. El canario volvía al Pizjuán con el Atlético tras marcharse por la puerta de atrás este verano.

Deportes Cuatro hizo un seguimiento especial de Vitolo de las horas previas al partido. El canario fue insultado por una persona cuando se subía al autobús del Atlético camino al Pizjuán.

El programa compartió desde su cuenta de Twitter esta información, con un link que conducía al vídeo. El texto en la red social del pájaro azul no fue objetivo: "Vitolo ha regresado a Sevilla y ha tenido que aguantar unos lamentables gritos de una parte de la afición".

El manipulado tuit indignó al Sevilla que respondió poco después, denunciando públicamente la información dada por Deportes Cuatro:

Si una persona insulta, es una sola persona, no una parte de la afición. Y la supuesta pancarta que ponéis en la grada no existe. ¿Tan difícil es contar simplemente lo que pasa?

El Sevilla puso el grito en el cielo ya que Cuatro se refiere a "una parte de la afición" en lugar de a una "sola persona". El revuelo en las redes sociales fue tal que Deportes Cuatro se vio obligado a borrar el tuit.

El Espanyol se suma a la queja

El conjunto perico apoyó al Sevilla y aprovechó la situación para lanzar un dardo envenenado a Deportes Cuatro.

Con la ironía como bandera, el Espanyol respondió al tuit del Sevilla denunciando otro tratamiento informativo sesgado de Deportes Cuatro.

"¡Qué sorpresa, Sevilla! Los amigos de Deportes Cuatro se ensañaron con toda la afición del Espanyol durante días gracias a un exaltado que tiró un papel... ¡Stranger things!".

A pesar de que Manu Carreño y Juanma Castaño, presentadores de Deportes Cuatro, intentaron matizar varias veces al día siguiente que a Vitolo cuando se subía al autobús del Atlético le insultó una sola persona, un energúmeno que no representaba a la afición del Sevilla, el conjunto hispalense consideraba que el daño ya estaba hecho.

A continuación