El equipo mallorquín que tocará el cielo después de pasar por la peor tragedia

El Cardassar se enfrentará a un equipo de Primera División dos años después de ver su estadio destrozado por una torrentada que dejó víctimas.

Tolo Leal

Hace poco más de dos años el municipio mallorquín de Sant Llorenç des Cardassar vivía la mayor tragedia de su historia. Una torrentada segó la vida de 13 personas, además de provocar cuantiosos daños materiales y emocionales en un pueblo, unos vecinos, que quedarán afectados para siempre.

También por la inmensa ola de solidaridad que le siguió de manera inmediata. Desde toda la isla y desde todos los lugares del país. Fueron muchos los que se acercaron a ayudar con sus manos —y algunos también con su dinero— a recuperar las casas y negocios del municipio que se habían visto afectados. Trascendió la imagen de Rafa Nadal, cómo no. Pero fueron muchos más los que ayudaron a mejorar, dentro de lo posible, el gran destrozo material que había provocado el desastre natural.

El campo de fútbol del Cardassar, el equipo de Sant Llorenç, no escapó de la tragedia. Es Moleter, que así se llama, quedó arrasado por la torrentada, dejando una impactante imagen que se hizo viral al instante. Era un desastre del que sería difícil reponerse. Para un equipo que entonces se encontraba en la Primera Regional de Mallorca (dos categorías por debajo de la Tercera División), podía suponer incluso el fin.

Pero no fue así. El equipo no se rindió. Todos sus miembros —jugadores, entrenadores y directiva, encabezados por su joven presidente Jaume Soler, como reconoce en esta entrevista en Última Hora—, decidieron arremangarse desde el primer día y trabajar por regresar al fútbol lo antes posible. Empezando por el deteriorado estadio. Y lo recuperó. Como se recuperó la población.

No sólo eso. El Cardassar logró un agónico ascenso a Regional Preferente. La temporada siguiente —la pasada—, se proclamó campeón de la categoría, ascendiendo a Tercera División. Y, aprovechando esa condición, anoche se impuso al Épila aragonés en la fase previa.

De este modo, se ha clasificado para la primera ronda de la Copa del Rey, en la que se medirá a un equipo de Primera División (excepto los que disputan la Supercopa de España).

Es decir, en unas semanas un gran equipo del fútbol español —podría ser incluso Atlético de Madrid o Sevilla— visitará Sant Llorenç para enfrentarse a un equipo que hace dos años parecía más abocado a la desaparición que a vivir una noche histórica. El miércoles 16 de diciembre Es Moleter será una fiesta del fútbol español, justo dos años después de simbolizar la tragedia de un pueblo entero. Quizá sea un buen momento para agradecer y reconocer a todos aquellos que ayudaron a Sant Llorenç a levantarse.

A continuación