El Real Madrid se lleva la pachanga del Bernabéu ante el Villarreal (3-2)

Mariano demostró sus cualidades como goleador con un doblete. Marcó Vallejo en un córner. El partido no tuvo ritmo ni seriedad.

Sergio Valentín

Poco o nada ha salido bien en el Real Madrid. Uno de los motivos evidentes de la mala temporada ha sido la falta de gol. Nadie en el mundo puede sustituir a Cristiano Ronaldo, pero el jugador más parecido en la plantilla, Mariano, por unas o por otras, tampoco ha podido rendir como se esperaba. Uno más. El delantero aprovechó una de las pocas oportunidades que ha tenido para demostrar que si algún equipo quiere gol, él es válido. Quizá para el Madrid, como mucho como tercer delantero, pero sus pobres cifras tienen una explicación: Mariano se ha perdido 20 partidos por lesión. Eso y que Benzema, su competencia, ha sido el mejor jugador de la plantilla. Tiene que darle mucha rabia a Mariano no haber podido exprimir esta segunda oportunidad pero también al madridismo. Caso similar al de Jesús Vallejo. Buen central que también se tendrá que ir después de varias temporadas en las que no ha podido demostrar su valía por las lesiones. Los dos, ejemplos de una segunda unidad que no ha respondido, pagarán los platos rotos, pero por lo menos se irán con un buen último sabor de boca al marcar en el amistoso oficial ante el Villarreal.

Los puntos no valen nada. El casting de Zidane está prácticamente cerrado. No hay nada en juego y encima el ambiente no acompaña. Puente largo más día de la madre es igual a 46.294 espectadores o lo que es lo mismo, la peor asistencia en toda La Liga. Seguramente haya más público en la presentación de Hazard. Así salió un tibio homenaje a Iker Casillas. Se repartieron camisetas y se desplegó una pequeña pancarta pero se quedó muy corto para lo que es uno de los jugadores más importantes de la historia del club.

Por el ritmo lento y los interminables errores mostrados por Real Madrid y Villarreal, el partido sí que parecía un homenaje o el Corazón Classic Match, el partido de los veteranos de todos los veranos. A los diez minutos ya se habían marcado dos goles y los dos por fallos propios de una pachanga. Cazorla y Casemiro, se pusieron el pijama para echarse una siesta y así les robaron la cartera. Primero, gol de Mariano y después de Gerard Moreno. Más complicado y bonito el segundo, con un disparo desde fuera del área.

Lo que no se puede negar es que el partido fue divertido. Hubo ocasiones para que se lucieran todos menos los defensas. Carvajal estrelló un disparo complicadísimo al poste, Marcelo rozó el gol en tres ocasiones, Kroos tuvo un gol sencillo, Andrés Fernández sacó un gran pie cual bailarina a Brahim, Bacca tuvo dos mano a mano ante Courtois... La palabra que mejor define esto es pachanga. No se pueden imaginar el correcalles que hubo. Ningún control. Que si un regate en área pequeña por aquí, que si defienden dos y atacan ocho… Calleja, el entrenador del Villareal, se pasó casi todo el partido regañando a los suyos. Zidane, algo menos. Y con este panorama, destacó Brahim y algo Valverde. Poco más. El ex del City sigue demostrando que es alguien distinto. Intenta cosas, y eso es ya mucho en este Madrid. El uruguayo demostró con un gran pase en el tercer tanto que no es sólo pulmón sino que tiene mucha calidad.

Pero fueron algunos destellos, chispazos, más bien. Isco o Asensio que salieron en la segunda mitad con media hora por delante, pudieron y debieron demostrar más. Nada. Otro examen que suspenden. El partido sirvió para que volviera Vinicius tras dos meses lesionado. Volvió la ilusión y la diversión de la banda izquierda y aunque la acción que más se le va a recordar es un control con la espalda sin querer, va a ser de los pocos que le ponga pasión en los dos últimos amistosos oficiales de la Liga para el Madrid. Tampoco se puede sacar muchas conclusiones más. Todos están pensando en la próxima temporada. Con 3 a 1 y todo a favor, el Villarreal tuvo hasta la oportunidad de empatar el partido. Jaume Costa marcó el definitivo 3 a 2 en el tiempo extra en una jugada que ejemplifica el cachondeo que fue todo. El lateral izquierdo cogió la pelota en la derecha y, con un pase a Moreno, se plantó en el área para marcar sólo ante Courtois. Casemiro cerraba la izquierda y Marcelo estaba de mediocentro. Ya sólo quedan dos jornadas.


Ficha técnica

Real Madrid, 3: Courtois, Carvajal, Varane, Vallejo, Marcelo, Casemiro, Valverde (Isco, m.62), Kroos, Lucas Vázquez (Marco Asensio, m.62), Brahim (Vinicius, m.74) y Mariano
Villarreal, 2: Andrés Fernández; Mario Gaspar (Jaume Costa, m.82), Álvaro, Funes Mori; Quintillà, Fornals (Bacca, m.72), Iborra, Cazorla, Pedraza (Trigueros, m.56); Samu Chukwueze y Gerard Moreno

Goles: 1-0, m.2: Mariano; 1-1, m.11: Gerard Moreno; 2-1, m.40: Vallejo; 3-1, m.49: Mariano; 3-2, m.94: Jaume Costa
Árbitro: Gil Manzano (colegio extremeño). Amonestó a Funes Mori, Álvaro e Iborra por el Villarreal
Incidencias: Partido correspondiente a la trigésima sexta jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 46.294 espectadores. Los jugadores y la afición del Real Madrid mandaron mensajes de ánimo a Iker Casillas, que se recupera en Oporto de un infarto

A continuación