Luis Enrique será el nuevo entrenador del Arsenal

Lucho es el favorito del director deportivo, Raül Sanllehí, para ser el técnico del Arsenal la próxima temporada. 

Alfredo Somoza

El Arsenal busca nuevo técnico. Tras el adiós de Arsêne Wenger —la directiva obligó al galo a renunciar al último año de contrato que le quedaba—, el conjunto del este de Londres ha comenzado a buscar nuevo entrenador para la próxima temporada.

El ramillete de candidatos es amplio: Carlo Ancelotti, Joachim Löw, Brendan Rodgers, Leonardo Jardim... también sonó Patrick Vieira, ex del Arsenal y actual entrenador del New York City, el preferido por Wenger, que lo señaló como su sucesor ideal. Sin embargo, el propio Vieira se descartaba al señalar que está "muy a gusto en Nueva York".

Entre todos los candidatos hay uno que ha cogido ventaja sobre el resto. Luis Enrique Martínez. El asturiano es el preferido del director deportivo. Raül Sanllehí ya ha tanteado al ex de Roma, Celta y Barça. ¿Su caché? Elevadísimo. Lucho pide 17 millones de euros por temporada para sentarse la próxima temporada en el banquillo del Emirates.

¿Se echará atrás el Arsenal por las pretensiones económicas de Lucho? Nada más lejos de la realidad. Es tal la fe que le tiene Sanllehí a Luis Enrique que, públicamente, ha afirmado que los 17 millones de euros por temporada que pide el asturiano no son un obstáculo para el Arsenal.

Luis Enrique llegaría acompañado al Emirates por su cuerpo técnico habitual: Juan Carlos Unzué (segundo entrenador, el navarro no seguirá en Vigo la próxima temporada tras demostrar que el cargo de primer entrenador le viene muy grande, principalmente por su ausencia de carácter), Roberto Moreno (entrenador ayudante), Rafel Pol (preparador físico) y Joaquín Valdés (psicólogo).

El asturiano ve en el Arsenal el equipo perfecto en el que continuar su carrera como técnico. Un conjunto que está dispuesto a invertir bastante dinero en fichajes -hasta 200 millones de euros tienen en caja los gunners para reforzar el equipo la próxima temporada-, que históricamente apuesta por los jóvenes con talento -Lucho podrá de nuevo sacar a relucir su fuerte carácter, minimizado en Barcelona por la subordinación ante Leo Messi-, un buen lugar para vivir -Londres-, un histórico en horas bajas -difícil no mejorar lo realizado en los los últimos años de Wegner, que no han sido nada buenos-, una directiva que apuesta por un proyecto a largo plazo y que confía ciegamente en él por lo que está dispuesta a colmar sus peticiones tanto económicas como deportivas.

Salvo giro inesperado, el Emirates será la nueva casa de Luis Enrique. El lugar ideal para que Lucho vuelva al ruedo.

A continuación