Una erección impidió entrenarse a Emile Mpenza

A Emile Mpenza no le sentó demasiado bien pasar del City de la Premier al Plymouth de Championship. 

A.S.E

Un libro publicado por Paul Sturrock, exjugador y actual entrenador escocés, ha destapado una hilarante e insólita excusa de un futbolista para ausentarse de un entrenamiento.

El jugador en cuestión es Émile Mpenza, delantero belga que aún sigue en activo a sus 38 años -juega en el Neftchi Baku de la Liga Premier de Azerbaiyán-.

Al menor de los Mpenza -su hermano Mbo se retiró en el 2009- no le sentó demasiado bien su abrupta salida en 2008 del Manchester City rumbo al modesto Plymouth, que por entonces militaba en la Championship.

Desmotivado, como bien explica el que fue su técnico en el conjunto del sur de Inglaterra, se ausentó en reiteradas ocasiones de las sesiones preparatorias esgrimiendo lesiones y tirando de todo tipo de artimañas.

La argucia más inaudita utilizada por el delantero belga para ausentarse de un entrenamiento fue argumentar que no podía presentarse en el campo por culpa de una tremenda erección causada por una viagra utilizada en la noche anterior. "La excusa ha pasado a la historia de los mitos urbanos, pero os aseguro que es verdad", afirma Sturrock en declaraciones recogidas por The Sun.

El repertorio de tretas utilizado por Emile Mpenza fue tal que Sturrock le dedica un capítulo en su libro Luggy.

A continuación