Bronca entre Alonso y su equipo de McLaren tras el abandono en Spa

El piloto asturiano no pudo contener la rabia que sintió tras un nuevo abandono y lo pagó con varios miembros de su equipo.

Libertad Digital

Motor. Una vez más. Fernando Alonso se veía obligado a detener su coche y enfilar el camino a boxes por un nuevo problema con el monoplaza. En la vuelta número veintiséis su bólido dijo basta y ahí fue cuando el asturiano no pudo reprimir más su ira contenida.

Al comienzo de la carrera, justo en la salida, Fernando había realizado una espectacular maniobra para pasar del 11º puesto a colocarse séptimo. Una hazaña que poco le duró, y es que veía como uno por uno le sobrepasaban, sin ningún tipo de problema, coches que, sobre el papel, no eran mucho mejores que el suyo. "Vergonzoso, vergonzoso. Ésto es vergonzoso", espetaba por la radio interna del equipo.

El circuito de Spa, uno de los más míticos del campeonato, fue también testigo de la ironía del ovetense cuando le comunicaban por radio los tiempos del resto de pilotos: "No me importa. Esto es sólo un test". Fue el punto de inflexión antes de que se desatase la tormenta.

Alonso enfureció cuando su equipo le comunicó por radio que Stoffel Vandoorne, compañero de equipo, realizaría una parada en una de las próximas vueltas. "¡¿Por qué?! ¡El único puto coche que iba a adelantar! No me digáis nada más por el team radio", fue lo último que expresó el español antes del desenlace que le esperaba tan sólo unas vueltas más adelante.

En la vigésimo sexta vuelta el motor dijo basta. Fue tal el enfado de Fernando Alonso, que algunos testigos cercanos al box de McLaren Honda aseguran que se oían los gritos desde fuera. Veremos dónde acaba todo este lío.

A continuación