El Real Madrid, como hace 20 años, necesita una victoria en Manchester

El equipo madridista, como sucedió para obtener la octava, necesita una victoria en la ciudad inglesa para superar la eliminatoria.

Mozart Ballesteros

El Real Madrid tiene delante de sí un nuevo reto. Volver a obtener en Manchester, esta vez ante el Manchester City, una victoria que le daría la clasificación para pasar de ronda. Una hazaña que consiguió hace 20 años en la temporada 1999/2000 ante un todopoderoso Manchester United.

Unos 'red devils' que la temporada anterior, la 1998-99, habían conseguido todo. La Premier League y la Champions League. Esto último lo obtuvo ante el Bayern Múnich en el Camp Nou con una remontada en los últimos instantes del partido.

Anecdóticamente, como ha sucedido este año, llegaba tras una temporada previa decepcionante y tras conseguir la Copa de Europa dos años antes. La historia previa se repite este curso, aunque a diferencia de aquella esta temporada sí se ha obtenido la Liga. En el 2000 se la llevó el Deportivo de la Coruña.

El equipo blanco llegaba de un cero a cero en la ida en el Bernabéu, y con un comienzo de campaña más que dubitativo . De hecho, había llegado Vicente Del Bosque sustituyendo a John Benjamin Toshack.

El partido tuvo lugar en Old Trafford. Fue el comienzo de la historia madridista con Iker Casillas bajo palos. La zaga defensiva en ese encuentro estuvo formada por Karanka e Iván Campo, con un Iván Helguera de líbero. Míchel Salgado y Roberto Carlos a los flancos. En la médular Fernando Redondo, con Savio y McManaman – ex jugador del Liverpool- echados a las bandas, y delante la dupla Morientes y Raúl, con el '7' jugando más retrasado.

En el equipo de Sir Alex Ferguson se encontraban Gary Neville, Paul Scholes, Roy Keane, Ryan Giggs, Dwight Yorke, Andy Cole, Ole Gunnar Solskjaer – actual técnico del equipo- y un David Beckham que unas temporadas después cambiaría el rojo por el blanco.

Necesita, como entonces, una victoria

Desde el principio se notó lo que se jugaban ambos conjuntos. El equipo inglés se mostró fuerte en defensa con un Roy Keane que desde el principio impuso su importancia en la media de los mancunianos, tanto como cerebro del equipo como en tareas defensivas. Casualmente, fue el propio irlandés quién, tras un tanto en propia puerta, movió el marcador a favor de los visitantes.

No se movería el resultado hasta la segunda parte, donde tuvieron lugar cuatro tantos para poner el 2-3 final, y que serviría para que el equipo madridista superara esta eliminatoria. Raúl,con un doblete, pondría un 0-3 que fue recortándose, primero con Beckham y posteriormente con Scholes desde el punto de penalti, hasta poner el marcador final.

El partido fue un continuo ataque en el que ambos conjuntos no dejaron de intentar llegar a la meta rival. Y en muchas de las ofensivas inglesas, Iker Casillas ya comenzaba a mostrar esos reflejos que le hicieron grande.

Pero, el tacón de Redondo dejando atrás al defensa 'devil' Berg para dar una asistencia magnifica a Raúl que marcaría el tercero del equipo blanco, quedó como uno de esos momentos que quedarán en la historia de una competición que ha tenido de todo, pero especialmente momentos únicos como este regate del argentino.

Ahora le toca repetir victoria en otro estadio y ante otro equipo, pero lo importante es conquistar Manchester.

A continuación