La Champions League y su efecto en el bolsillo de los españoles

La influencia del fútbol tiene cada vez más repercusión en la economía de la sociedad. 

Libertad Digital

Deporte, espectáculo, pasión, rivalidad, negocio. Conceptos que cobran vida formando una única palabra: fútbol. Un auténtico fenómeno de masas que, con el transcurso del tiempo, se ha convertido en algo más que un juego que consiste en dar patadas a un balón. Tal es la influencia de éste que, al año, son millones de euros los que genera una potente industria de la que muchos sectores se benefician de ella. Concretamente, dentro del sector empresarial, el correspondiente a las casas de apuestas. Algunas de ellas, como es el caso de William Hill, han experimentado un auge gracias a este fenómeno, especialmente considerando que las apuestas de futbol William Hill nacieron de una empresa fundada en 1934, época en la que los juegos de azar aun eran ilegal en Gran Bretaña.

Una realidad cuyo montante económico se encuentra dividido en tres partes fundamentales: el gasto directo de aficionados y empresas, el gasto que supone cada partido para un aficionado (transporte, consumo de bebida y comida, etc.), y, por último, las apuestas deportivas, tanto la popular Quiniela como las apuestas online. Estas últimas constituyen una parte importante de los ingresos que genera el fútbol en nuestro país. Según señaló un estudio elaborado por la consultora KPMG en mayo de 2015, 923,7 millones de euros es la cantidad de dinero generada por el sector futbolístico.

Dentro del campeonato nacional, el clásico entre Real Madrid y F.C. Barcelona va más allá de ser una gran cita deportiva, que produce un gran impacto económico. Según reveló el presidente de Jdigital, Sacha Michaud, "Real Madrid y Barcelona generan casi el 50% de las apuestas en liga durante toda la temporada, el impacto económico que tienen los eternos rivales en el sector del juego online es importantísimo y en un clásico se hace aún más latente".

No obstante, cabe destacar que la oferta atractiva se produce en la Champions League, competición en la que la apuesta +2.5 goles, suele ser la más común. Generalmente, los encuentros acaban con tres goles, ya que, cuando éstos se presentan equilibrados, este pronóstico resulta más que rentable.

Por otro lado, las apuestas sobre los resultados en las segundas partes de los partidos de Liga de Campeones también ofrecen datos a tener en cuenta. Prueba de ello es la pasada edición de esta competición (2015/2016), en la que el 56,8% de los goles llegaron después del descanso.

En esta línea, es importante destacar que el 22,5% de los goles (equivalente casi a una cuarta parte) se marcaron en el último cuarto de hora del encuentro. Parte de estos datos, se debe a que los equipos punteros de dicho torneo van a por la victoria en la recta final de los envites. Una oportunidad brindada a la hora de apostar.

En lo que respecta a los equipos más fuertes, año tras año Barcelona, Bayern Múnich y el Real Madrid emergen sobre los demás. Suelen ser fijos en semifinales y final y únicamente los encuentros directos entre ellos, pueden llevarles a una prematura eliminación. Por consiguiente, es casi una tradición apostar por la victoria en los compromisos de estos tres grandes europeos, que ofrecen un rendimiento casi insuperable tanto dentro como fuera de casa.

A modo de conclusión, no se debe olvidar que optar a las apuestas es una opción de entretenimiento. Misión que promueve jugarbien.es, web oficial de la Dirección General de Ordenación del Juego, que apela al compromiso con los principios del juego responsable, a mediante herramientas que lo fomenten.

A continuación