El Real Madrid vuelve a apelar a la épica para forzar el quinto partido ante Anadolu Efes (82-76)

Partido increíble: parcial de 17-0 de salida, remontada turca y enorme reacción blanca en el último cuarto, con Garuba y Llull como héroes.

Libertad Digital

El Real Madrid se ha vuelto a aferrar al playoff de la Euroliga ante el Anadolu Efes al ganar (82-76) el cuarto partido de una serie no apta para cardiacos, ya que los blancos han tirado otra vez de épica para devolver la serie a Estambul.

Los de Pablo Laso han vuelto a ganar en el Wizink Center a un cuadro turco que, a pesar de empezar 17-0 abajo, tuvo el pase a la Final Four en su mano como el martes (80-76). Un 25-10 en el último cuarto mandó la serie al quinto partido, el martes en Estambul (19:30 horas), por un billete a la pelea por el título en Colonia.

Usman Garuba (24 puntos y 12 rebotes) y Jaycee Carroll (20 puntos) fueron el mayor sustento de un Madrid que tuvo que tirar de orgullo, del carácter de Llull y Rudy Fernández, y la calidad de Abalde para seguir vivo en Europa. Al Anadolu Efes de Larkin (22 puntos) y Beaubois (23) se le quedó la misma cara incrédula que dos días antes aunque tengan una tercera oportunidad en casa.

Sin duda no es como empieza, pero el Madrid entró con todo. Seis minutos pletóricos, con 11 puntos de Carroll, y un colchón 17-0 que, sin embargo, se desinfló muy rápido. Aún en el primer cuarto los de Laso encadenaron tres minutos sin anotar y el 19-13 con el que terminó el acto inaugural era otra historia. Entre Larkin, motivado para atacar y defender, y Beaubois, con cinco triples sin fallo, pusieron en faena a los turcos. El cuadro blanco encajó 34 puntos en el segundo cuarto y se fue 11 abajo en el descanso.

El atasco de los de Laso encontró aire en la reanudación, en un amago local de seguir dando guerra por un quinto partido. Carroll y Garuba acercaron al Madrid a cuatro puntos (51-55), pero al artillero blanco le falló la gasolina. El estadounidense, superando su habitual minutaje, tuvo que dar ese paso al frente, igual que un Thompkins cojo. Sin Tavares, Garuba se hizo grande entre Dunston y Singleton, llegando pletórico al final del choque.

Sin el acierto de Carroll, el cuadro turco volvió pronto a estirar la renta (51-63). Abalde y Thompkins, en su último servicio, acertaron para evitar la escapa rival y Garuba echó el resto para dejar abierto el marcador a cinco del final (65-72). Ahí le volvió a poder la presión al Efes, sin meter una en la remontada que certificó Abalde y que mataron Llull y Rudy en el tiro libre.

A continuación