Los fantasmones de Génova

Rosa Belmonte

Se estrena en Movistar la serie Fantasmas de la BBC. Una comedia disparatada con fantasmas de diferentes épocas que se adueñan de una casa para echar a los nuevos inquilinos, una pareja que la ha heredado y quiere poner un hotel. Es un poco El hotel de las mil y una estrellas. Button House es el hogar de unos fantasmas atrapados allí después de morir. Un poeta romántico, una aristócrata, un político envuelto en un escándalo sexual, un scout, un militar de la Segunda Guerra Mundial, un decapitado de la época Tudor, una quemada en la hoguera por bruja, hasta un cavernícola. En Génova 13 sólo da tiempo a que haya fantasmas desde 1983. O fantasmones. Y todos del PP. Que dice Casado que el PP abandona el edificio de Génova porque no puede seguir en una sede cuya reforma está siendo ahora mismo juzgada en los tribunales (por haber sido financiada con dinero negro). Porque hay fantasmas de corrupción. Sí, esto también parece una comedia de situación. De situación desesperada. Y claro que se puede vender una sede, sobre todo una tan fea y bien situada, pero no parece que desprenderse de un edificio ligado al PP anterior, bueno o malo, suponga desprenderse de lo malo que pudiera hacer el PP anterior. Casado es un poco con el Burt de Enredo cuando chasqueaba los dedos y creía volverse invisible. Pero todo el mundo seguía viéndolo.

Lo de los fantasmas del pasado (del futuro se me ocurre el de Cuento de Navidad) es muy habitual en nuestro imaginario, en nuestras lecturas, en nuestros temores, en nuestras películas, en nuestras series y en nuestras chuflas. Ahí está la casa maldita de Amytville, donde en 1974 se produjo la matanza de la familia DeFeo a manos de su hijo mayor. En 1975, una familia compró la casa y no llegó a pasar un mes cuando la abandonó. Aseguraban que les despertaban a la hora del crimen y una presencia asustaba a los niños. Pero otros la compraron después y nada pasó. Aun así, desde 1979 se están haciendo películas malas sobre Amytville.

Otra casa que da miedo es el edifico LaLaurie en el centro de Nueva Orleáns, de mediados del siglo XVIII. La propietaria, Marie Delphine LaLaurie parece que torturaba y asesinaba esclavos. Los bomberos entraron el 10 de abril de 1834 por un fuego y encontraron esclavos encadenados con evidencias de tortura. Recuerden que en American Horror Story: Coven la interpretaba Kathy Bates. A su cabeza decapitada pero viva Gabourey Sibide la obligaba a ver Raíces. Y claro que está el Palacio de Linares que en 1990 fue tan protagonista. Parece que el espíritu de una niña llamada Raimunda deambulaba por la casa. Las psicofonías grabadas eran falsas.

Lo de Pablo Casado y la sede del PP en Génova 13 se parece más a lo que Coto Matamoros contó de María Teresa Campos en su libro. Que sí, que Coto Matamoros tiene una especie de memorias tituladas Libro de reclamaciones (Libros Cúpula). Coto trabajó con Campos en su etapa de Antena 3, mientras Ana Rosa triunfaba en Telecinco. Cuenta ahí que María Teresa Campos ordenó cambiarse del plató que había ocupado Ana Rosa en Antena 3 “porque estaba gafado por las malas energías del espíritu de Ana Rosa”.  

En Fantasmas, a Alison, la chica de la pareja, y después de muchos intentos, uno de los fantasmas consigue tirarla por la ventana. Tras dos semanas en coma, Alison puede ver y oír a los fantasmas. Ay, como Casado.  

A continuación