Las vacunas ya salvan vidas en España: los casos se desploman en las residencias

Es la Mañana de Federico ha buscado los datos y los expertos: las cifras de las residencias confirman cómo las vacunas salvan vidas.

Daniel Muñoz

En apenas unos días se cumplirá un año del primer estado de alarma que decretó el Gobierno de España para frenar la transmisión del coronavirus. Por entonces resultaba inimaginable pensar que, 365 días más tarde, los españoles estaríamos recibiendo hasta 3 vacunas diferentes frente a este virus respiratorio. Muchos han querido desacreditar las vacunas precisamente por la velocidad en la producción. Frente a estos críticos y otros que tratan de alimentar el miedo a estas vacunas, están los datos. Y es que los datos que conocemos hasta ahora, tanto de ensayos clínicos como de experiencia real, son irrefutables.

Este martes, el propio Gobierno actualizaba los datos de vacunación dando a conocer las cifras en residencias, centros en los cuales la inmensa mayoría ya han alcanzado la inmunidad completa tras recibir ambas dosis, ya sea de Pfizer o Moderna. El número de contagios ha descendido un 95% y el de fallecimientos un 80%. Cifras muy positivas que vienen a corroborar la eficacia de las vacunas que ya se ha puesto de manifiesto en países con un porcentaje de inmunizados muchos más alto. Es el caso de Israel. Según un estudio reciente, en el que participó más de 1 millón de personas, después de la segunda dosis los contagios habían bajado un 92%, los casos de covid sintomático un 94%, los hospitalizados un 87% y los casos severos un 92%.

En Es la Mañana de Federico hemos hablado con José Repiso, director general de cuidados sociosanitarios de la Junta de Andalucía, para conocer la evolución de los datos. A día de hoy, sólo en 11 residencias de Andalucía hay algún caso positivo, según ha desvelado Repiso, que, además, se ha felicitado por el hecho de que "según los datos más actualizados de los que disponemos, sólo se han detectado 15 casos, los cuales han desarrollado síntomas muy leves". Como muestra de esta buena tendencia, añade que "en los próximos días levantaremos las 3 residencias que tenemos medicalizadas en Andalucía, 2 en Cádiz y una en Almería".

Las buenas noticias no sólo se circunscriben a la prevención del contagio o el desarrollo de un cuadro clínico grave. El director general de cuidados sociosanitarios también lanza un mensaje de tranquilidad en relación a los efectos secundarios de la vacuna. Expone Repiso que "son vacunas eficaces, bien pautadas. No ha habido grandes problemas y no los está habiendo, salvo algún efecto secundario".

El caso de Andalucía no es una excepción dentro de España. En el resto de autonomías, las cifras son similares, según un informe del IMSERSO. En Cataluña, los residentes suponían un 40% de las muertes y un 8% de las hospitalizaciones por el virus. Ahora suponen menos del 15% de los fallecidos y menos del 4% de ingresados. En la Comunidad de Madrid, según los últimos datos, el número total de casos dentro de estos centros sociosanitarios se ha desplomado un 86,3% y los ingresos hospitalarios también han descendido un 88%.

La vacuna de AstraZeneca

Estos datos confirman la eficacia de Pfizer y Moderna, sobre las cuales se ha generado mucho menos escepticismo que sobre AstraZeneca, la vacuna anglo sueca desarrollada en colaboración con la Universidad de Oxford. Al margen de las consideraciones personales y la confianza que cada uno pueda depositar sobre la vacuna, los datos conocidos hasta la fecha no sostienen de ningún modo que sea peor que Pfizer o Moderna. Los datos del ensayo clínico y la polémica por el contrato suscrito con la Unión Europea contribuyeron a generar un escepticismo alrededor de esta vacuna que, de ningún modo, se compadece con la realidad.

En primer lugar, cabe aclarar que si no se administra en mayores de 65 años es porque en el ensayo clínico apenas el 12% de los voluntarios superaba esta edad. Cuando se ha administrado a personas que superan esa edad, estamos comprobando que la vacuna posee una alta eficacia. Según los resultados obtenidos en Escocia, con una muestra de 1.400.000 personas, la primera dosis de la vacuna de AstraZeneca redujo las hospitalizaciones un 94%. Entre los mayores de 80 años se detectó un 80% menos de casos de covid grave susceptible de hospitalización.

En base a estos datos, países como Francia ya han aprobado administrar esta vacuna a personas de entre 65 y 75 años. Alemania y Bélgica también estudian administrarla a mayores de 65. En España, el Consejo Interterritorial de Salud lo debatirá esta tarde a propuesta, entre otras Comunidades, de Madrid y Cataluña.

En conclusión, a día de hoy, tenemos muchos motivos para ver la luz a final del túnel gracias a lo que hace un año se antojaba imposible. Incluso, pese a la llegada de ciertas variantes, como la británica, la brasileña o la sudafricana. Moderna ya está estudiando si es necesaria una tercera dosis contra esta variante y, según los informes más recientes, parece que la vacuna de Johnson & Johnson ya es eficaz contra la misma. En cualquier caso, según estudios que se han venido publicando, la eficacia se reduciría a un 50-60%, lo cual es un porcentaje alto, si tenemos en cuenta que otras vacunas, véase la de la gripe, van del 10 al 90% de eficacia. Pongamos el acento en la escasez de vacunas y no en su eficacia porque, hasta la fecha, no hay datos que sustenten ese debate.

A continuación