Un año de Protonterapia en España: uno de los mayores hitos de la lucha contra el cáncer en nuestro país

El tratamiento con Protonterapia, del que se cumple un año, ha supuesto un hito en la oncología española.

Libertad Digital

Se cumple un año del primer paciente tratado en España con Protonterapia, un tratamiento de radioterapia externa de alta precisión que representa lo último en terapias contra el cáncer y que, sin duda, ha supuesto un hito en la Oncología española en el último año. Dicho avance se produjo en el Centro de Protonterapia Quirónsalud, el primero de sus características en España y en el que hasta la fecha han tenido acceso a esta terapia un centenar de pacientes, el 60% pediátricos, consiguiendo así "poner esta tecnología de vanguardia a disposición de los pacientes españoles", según subraya el doctor Raymond Miralbell, director médico de dicha instalación.

En concreto, la protonterapia consiste en un tipo de radioterapia que usa haces de protones para irradiar el tejido afectado por un tumor, según explica el que también fuera director del Swiss Proton Users Group y jefe de Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Universitario de Ginebra (Suiza): "Los haces de protones se producen a partir de átomos de hidrógeno, a los que se extrae el único electrón del que disponen y, mediante un ciclotrón, se aceleran y son dirigidos hacia el tumor para su tratamiento".

Con los protones, según prosigue, se consigue además un haz que permanece enfocado al tumor, de forma que el tejido circundante recibe una dosis mínima de radiación: "En el caso de la radioterapia convencional (fotones o electrones) esto es imposible y se afecta a otros tejidos en forma más significativa; pero cuando utilizamos haces de protones, gracias a una característica física conocida como pico de Bragg, la energía se concentra en un punto en concreto sin dosis de salida, ya que la mayor parte de la energía se deposita donde está el tumor".

Por ello, Miralbell considera que esta terapia con protones ha supuesto "un avance muy importante" en el tratamiento de ciertos tumores "muy difíciles de curar" por otros medios o con radioterapia clásica, ya sea por las elevadas dosis de irradiación necesarias (por ejemplo, tumores de la base de cráneo, tumores del sistema nervioso central), o para poder reducir la dosis en órganos sanos cercanos al tumor (por ejemplo, tumores infantiles).

"Representa una alternativa avanzada, segura y efectiva en la lucha contra algunos tipos de cáncer, dado que permite esculpir la dosis de radiación en el tumor, reduciendo el riesgo de dañar los tejidos sanos circundantes", defiende el experto.

centro-de-protonterapia-quironsalud.jpg
Centro de Protonterapia Quirónsalud, situado en Pozuelo de Alarcón (Madrid)

De hecho, celebra que actualmente hay ya numerosas indicaciones, siendo especialmente útil en los tumores situados en la base de cráneo, difíciles de extirpar y resistentes a las dosis administrables con radioterapia convencional. "También en el caso de los tumores pediátricos es prioritario reducir a toda costa los efectos secundarios inducidos por las radiaciones en los órganos en crecimiento, evitando alteraciones del desarrollo integral y la inducción de cánceres radioinducidos en la vida adulta. Otra indicación son los tumores intraoculares", agrega el experto de Quirónsalud.

Gracias a esta novedosa terapia está siendo posible tratar multitud de casos de cáncer, sobre todo de tumores cerebrales y de aquellos localizados a lo largo de la columna vertebral. "Se trata especialmente de tumores próximos a órganos vitales que precisan ser preservados, como los cercanos al tronco cerebral, a la vía óptica, a la médula espinal, tumores del área de cabeza y cuello, tumores pediátricos y cánceres recurrentes, incluyendo ulteriormente tumores oculares", apunta.

De hecho, el Dr. Miralbell destaca que la protonterapia es "especialmente útil" en tumores que requieren dosis altas para ser controlados y están localizados cerca de estructuras u órganos muy sensibles a la radiación, así como en tumores pediátricos, ya que los órganos están todavía en desarrollo y son todavía más sensibles, "por lo que es aún más importante evitar irradiar dichos tejidos", explica.

Protonterapia en Pandemia

Para poder acceder a esta terapia, el centro recibe solicitudes de médicos especialistas no sólo nacionales sino también extranjeros, y de los propios pacientes. "Todos los casos son evaluados inicialmente con la documentación clínica pertinente en una reunión multidisciplinar", aclara.

Y pese a la pandemia, se ha conseguido mantener la actividad de forma ininterrumpida gracias a unos rigurosos protocolos de seguridad y de control para reducir al mínimo el riesgo de contagio. "Ha jugado un papel crucial el hecho de que seamos un centro monográfico de alta especialización, al que no acuden pacientes por otras patologías como podría ser la covid-19. Además, estamos certificados como 'Hospital Seguro covid-19', una acreditación de Applus+ que asegura el cumplimiento de los protocolos más exigentes de desinfección en esta pandemia, y hasta la fecha no hemos tenido ningún caso declarado", asegura el doctor Miralbell.

De esta forma, aquellos pacientes que se consideran candidatos a Protonterapia acuden a una primera visita médica para la puesta en marcha del tratamiento, durante la cual se explican las características del tratamiento, su desarrollo, y los posibles efectos secundarios que puedan aparecer durante el mismo o a largo plazo.

"Una vez el paciente da su consentimiento a la propuesta terapéutica, se realizan los exámenes necesarios para la planificación: CT, RM, PET-CT, u otros. El proceso de planificación para definir los volúmenes diana de tratamiento y los órganos y estructuras a proteger, así como el cálculo del plan de tratamiento, es un trabajo en equipo entre los radiooncólogos y los radiofísicos. Todos nuestros pacientes son controlados durante todas las sesiones de tratamiento para evaluar la necesidad de adaptar los planes de tratamiento en caso de cambios anatómicos", según el experto de Quirónsalud.

A continuación