Las cifras de contagios de coronavirus dejan de caer en Madrid

Tras dos meses de una caída constante, las cifras de contagios en Madrid han dejado de bajar, si bien el resto de indicadores sí mantiene la mejoría.

C.Jordá

Con los datos que ha hecho públicos la Comunidad de Madrid este jueves en los pasados siete días ha habido 8.279 nuevos contagios de coronavirus en la región, mientras que en los siete anteriores la cifra fue más baja: 8.103. La diferencia es mínima, pero es la primera vez desde finales de septiembre y primeros de octubre que se da un crecimiento en dos periodos consecutivos y, además, aquel probablemente estuvo causado por la irrupción de los test de antígenos y la mayor capacidad diagnóstica que supusieron.

El cambio de tendencia debería confirmarse en los próximos días y en cualquier caso es lo bastante sutil como para no ser excesivamente preocupante, si bien podría arruinar los sueños —sobre todo políticos— de una bajada prácticamente indefinida de la incidencia de la enfermedad hasta esas cuotas de incidencia acumulada de las que tanto se hablan como los 25 casos por cada 100.000 habitantes —ahora la región está en 223 casos—.

Por el otro lado, además, el resto de indicadores de la epidemia sigue una evolución muy positiva, si bien es cierto que ésta también podría haberse moderado últimamente: el número de ingresados en los hospitales, por ejemplo, es según los datos de este jueves 1.713 sumando tanto los enfermos en planta como los que están en una UCI. Se trata de la cifra más baja desde el 25 de agosto, pero mientras en los últimos siete días la caída ha sido de 150 ingresados en las dos semanas anteriores había sido de 250 en cada una.

La positividad se mantiene estable

Un dato que también hay que tener en cuenta es la positividad de las pruebas realizadas: en el peor momento en Madrid llegó a rozar el 20%, pero desde entonces había caído con fuerza, llegando a situarse en poco más del 7% hace un par de semanas.

En los últimos días este dato ha subido, pero tampoco lo ha hecho de una forma muy llamativa y, de hecho, fluctúa dentro de guarismos que parecen normales: hace unos días llegó al 8,2% y ahora ha vuelto a caer hasta el 7,9%, con una tasa incluso más baja en el último día del que se tiene información —el pasado lunes 30— del 7,5%.

Caída en el número de fallecidos

En donde la mejoría sí parece estar acelerándose es en las muertes provocadas por el covid-19: según las cifras de fallecimientos en hospitales ofrecidas por la CAM en los últimos días se ha acelerado la reducción que viene dándose en los últimos dos meses.

Así, mientras en el último tercio de septiembre y el principio de octubre se registraron promedios de más de cuarenta muertes cada 24 horas, no ha sido hasta los últimos días cuando esa media ha bajado por fin por debajo de 20 fallecimientos diarios.

¿Qué razones puede haber para el frenazo?

Aunque insistimos en que hay que esperar para comprobar si se confirma o no esta tendencia, dos razones distintas podrían intuirse detrás del frenazo en la bajada del coronavirus en Madrid: por un lado, podría deberse a una relajación de la población que siga de un modo ligeramente menos estricto las recomendaciones sanitarias. Es algo difícil de evitar una vez que la situación es menos alarmante y merece menos atención desde los medios de comunicación.

Por otro lado, cabe la posibilidad de que empecemos a encontrarnos con el 'suelo' de incidencia al que en este momento puede llegarse en una comunidad con las características de Madrid —con una elevada movilidad y una alta densidad— en la que además la actividad económica permanece abierta aunque sometida a restricciones.

Obviamente, también es probable que se trate de una combinación de ambos factores y, por otro lado, está claro que cuanto más baje la incidencia de la enfermedad más difícil será conseguir más bajadas a menos que se introduzcan nuevos elementos para luchar contra la pandemia. Seguramente las vacunas serán en su momento la más importante de esas herramientas, pero antes podrían llegar otras, como los test de saliva que, precisamente en Madrid, ya se están evaluando.

Por ahora, la única conclusión segura es que, aunque la situación ya no sea tan grave, debemos seguir manteniendo la prudencia en nuestros hábitos diarios.

A continuación