Los laboratorios españoles se suman a las PCR con saliva

Es una prueba menos invasiva pero con la misma efectividad que la PCR tradicional. Es más sencilla y menos costosa al usar muestras de saliva.

Yésica Sánchez

Una de las claves para contener la pandemia generada por la propagación del SARS-CoV-2 es la detección y posterior aislamiento de las personas infectadas. Por ese motivo, las empresas y laboratorios del sector están poniendo todos sus esfuerzos en mejorar las pruebas diagnósticas tradicionales en rapidez, fiabilidad y sencillez. Así nace esta nueva manera de realizar la PCR, aprobada en EEUU e implantada ya en muchos países del mundo, e incluso en alguna comunidad autónoma española. La pionera fue Galicia.

Ideal para ancianos, enfermos y los niños

Genyca, empresa de diagnóstico madrileña especializada en genética molecular, se ha sumado a esta carrera y ha incluido entre sus servicios la realización de PCR a través de una muestra de saliva. "Esa es la novedad", explica la directora del laboratorio, Teresa Perucho. "El análisis es el mismo. La fiabilidad, la especificidad y la sensibilidad de la técnica es la misma, porque es una PCR igual".

Este test sustituye la extracción de la muestra tal y como se estaba realizando hasta ahora, introduciendo un hisopo por las fosas nasales y la garganta, por la toma de una pequeña cantidad de saliva en un tubo.

Esto facilita su realización a ancianos, personas con problemas respiratorios y otros colectivos sensibles, como los niños. De hecho, el laboratorio decidió implantarlo a partir de su vuelta a los colegios. "Para poder hacer un testeo o cribado masivo, tenía que ser con una muestra que fuese fácil toma, que pudieran recogerla los propios niños o con la ayuda de un adulto, pero de una forma más fácil, cómoda e indolora".

Más cómodo, barato y rápido

Las ventajas de la realización de la PCR con una muestra de saliva son muchas, tanto para el paciente como para los sanitarios, e incluso para el laboratorio:

- La recogida de muestra es indolora y más cómoda para el paciente, ya que puede hacerlo él mismo, incluso en su propio domicilio. Un mensajero entrega el kit al paciente, espera a que éste se tome la muestra, y después lo lleva al laboratorio para su análisis.

- No requiere de la intervención de personal sanitario, así que: simplifica el procedimiento, reduce costes y disminuye la exposición al virus de estos profesionales.

- Es una muestra más fácil de procesar, por lo que el laboratorio puede tener el resultado más rápido.

"Todos son ventajas", insiste Perucho. No han apostado por este tipo de test antes porque "no estaba tan claro que hubiera la misma muestra de saliva en una muestra de saliva que en una de exudado orofaringeo o nasofaringeo". Pero "una vez ha quedado demostrado", han puesto en marcha el nuevo protocolo.

Desarrollado en Yale

El protocolo ha sido desarrollado por la Universidad de Yale (Estados Unidos), en abierto y sin fines comerciales, para que se pueda practicar en cualquier parte del mundo. La FDA le dio el visto bueno en agosto y –un dato curioso– fue probado con los jugadores de la NBA, con excelentes resultados.

Teresa Perucho, de Genyca, insiste: la eficacia es idéntica a la de una PCR tradicional. "La técnica de análisis es la misma, y la técnica de aislamiento de RNA para hacer el análisis también es la misma", señala.

Además, sendas publicaciones científicas validan la concordancia en la cantidad de virus que hay en una muestra y en otra, en la de saliva y en una orofaringea o nasofaríngea. En concreto, al 90%.

Por eso, Perucho anima a instituciones y administraciones públicas a realizar PCRs con saliva "para poder llegar a más personas y conseguir que el diagnóstico sea temprano en una buena parte de la población", que es "la única forma de poder combatir a este virus".

A continuación