Raphael se despidió del cine desnudándose en una película prohibida en España

Raphael se desnudo junto a una presentadora mexicana en una película prohibida por la censura española.

Manuel Román

Raphael siempre vuelve por Navidad. Como el turrón. Y lo tendremos en Nochebuena con un programa especial en el que será protagonista, al igual que años atrás. Siempre consigue ser el eje de la escaleta de Televisión Española. En un mes en el que el artista de Linares se vuelca literalmente con su multipresencia en los medios de comunicación. Cuesta mucho que se publique algo nuevo sobre él. Acaso, por ejemplo, nuestros lectores ignoren una historia de hace medio siglo que lo vincula a su última película, en la que apareció despelotado junto a una conocida presentadora de la televisión mexicana. Filme prohibido en España donde por aquellas calendas, cinco años antes de la Transición, aún reinaba la temida censura.

Antes de que se emita el programa navideño de Raphael, dará un concierto en el antiguo Palacio de los Deportes madrileño que ahora lleva nombre de un banco, cuyo aforo ya está vendido desde hace semanas. El espectáculo lleva por título 6.0, que no es una fórmula química ni matemática: responde a los 60 años que el gran intérprete canoro lleva en los escenarios. En realidad, comenzó en 1959 y grabó sus primeras canciones a partir de 1961, mas ha elegido esos dígitos porque así redondea su extraordinaria carrera. No hay en España en la actualidad artista de la canción alguno que le iguale en veteranía. Lo sorprendente es que su voz es aún magnífica, con las inevitables carencias. Pero apenas se notan para quienes no sean expertos en música. No es justo negarle su gran mérito. Además sabe dosificarse al elegir su repertorio y eso teniendo en cuenta que cada recital suyo dura dos horas y media que ante la petición de bises de sus incondicionales, suele extenderse hasta las tres horas. Increíble…Por él permanecería un día entero.

Lleva unos años Raphael grabando duetos con intérpretes jóvenes. Y en otoño, con tiempo suficiente, fue registrando duetos con una buena selección de ellos: David Bisbal, Luis Fonsi, Vanesa Martín, Pablo Alborán, Manuel Carrasco, Pablo López… De lo mejor de nuestro pop melódico. Ha incluido su versión del muy ya escuchado tema "Resistiré", del Dúo Dinámico, porque así se lo sugirió Natalia Figueroa, con la que lleva cuarenta y ocho años casado. El disco ha causado expectación y buenas críticas de antemano, será la base de su concierto del día 19 en Madrid y del especial de Nochebuena. Raphael recuerda que fue en Televisión Española, hace de esto la broma de cincuenta y cinco años, cuando estrenó su versión de "El tamborilero", villancico inolvidable, que aquí era desconocido, y salió al mercado antes de que lo hiciera Frank Sinatra. Ha dicho que era de origen austríaco. Lo precisamos: checo. Reescrito en inglés con el título de "The little drummer boy", fue editado por la pianista Katherine Kennicott, pero en principio titulado "Carol f the drum".

Raphael ha pasado miedo durante el comienzo de la pandemia, que le sorprendió estando actuando en Colombia el pasado 12 de marzo. Dos días después regresaba imprevistamente a Madrid para reunirse con los suyos en su casa de las afueras de nuestra capital, donde ha permanecido meses esperando a ver cuándo podría reiniciar su gira, que aún no sabe cómo será en los próximos meses, dependiendo de si la Covid-19 va cediendo cuando las vacunas entren en acción. El cantante es muy familiar, ha sentido que dos de sus tres hijos (Manuel y Alejandra) se hayan separado de sus respectivos cónyuges, aunque cuenta que han seguido en contacto con sus parejas por el bien de los niños. Manuel es músico profesional y quien ha producido el último disco de su padre.

Con ochenta millones de discos vendidos, trescientos treinta y cinco discos de oro y ochenta de platino Raphael es un número 1 internacional. No le molesta ser considerado un icono gay. Lo siguen tres generaciones de admiradores. Centrado en su faceta de cantante, hace ya mucho tiempo que olvidó la de actor cinematográfico, y eso que llegó a protagonizar once películas, la última en 1972, que se fraguó como producción hispano-mexicana, pero rodándose integramente en capitales españolas: Madrid, Ávila y Sevilla. Su título inicial era Empezar otra vez, y finalmente se conoció como Volveré a nacer. Un auténtico melodrama infumable que durante diez años estuvo prohibido en España por la censura, que no toleró las escenas íntimas entre Raphael y la presentadora de televisión y actriz Verónica Castro, ambos encamados y mostrando sus vergüenzas.

Raphael no estuvo al principio dispuesto a mostrarse desnudo, pero le pagaron muy bien. Eso sí: exigió que durante la filmación de esa escena erótica sólo estuvieran presentes el cámara y el director. Primero, entró él en el "set", se metió en la cama y ya arrebujado penetró en ella Verónica Castro. Los dos como Dios los trajo al mundo. Retozaron, fueron prescindiendo de las sábanas hasta quedar abrazados, simulando copular en el catre. Veinte minutos duró esa escena, luego en el montaje reducida. Raphael, colorado como un tomate. Los mexicanos gozaron de su exhibición pero nosotros sólo la pudimos ver más tarde. Ya digo: un petardo mayúsculo. Las televisiones en la medianoche suelen pasarla de vez en cuando. No era para tanto pero que Raphael apareciera en la pantalla tan despendolado, es algo que él no ha podido olvidar: "Me hubiera gustado que los que rodaron la escenita lo hubieran hecho con los ojos vendados", dijo. Pero ¿y los miles y miles de espectadores que la contemplaron? Lo mismo si recurren a YouTube la encuentran. Podía programarse como un regalo de Navidades en alguna cadena, sugiero inocentemente.

A continuación