Desvelan el insulto que acabó echando a Belén Esteban de Ambiciones

La responsable última fue Carmen Janeiro, aunque Belén Esteban tenía a toda la familia en contra.

Chic

Se cumplen 20 años de la precipitada salida de Belén Esteban de la finca Ambiciones, de la posterior la ruptura con Jesulín de Ubrique y ascenso a la fama más absoluta de la que todavía hoy es la colaboradora estrella de Sálvame. En tan destacada efeméride, la revista Lecturas desvela uno de los pocos datos que aún resultaban desconocidos en esa huida.

Y es que por fin se pone nombre y apellido a la persona que dio ese último pero trascendental empujón a Belén Esteban. Carmen Janeiro, la hermana de Jesulín, resultó ser la responsable de ese adiós con su continuo menosprecio en los últimos días de Belén en Ambiciones.

Un dato que sorprende hasta cierto punto, dado que Carmen Janeiro y la de San Blas siempre ha parecido que se llevaban bien, y de hecho la tía de Andreíta mantiene una muy buena relación con la hija de Jesulín y Belén, su sobrina.

No obstante, hace veinte años las cosas no estaban tan bien entre ambas y "un día que estaba enfadada, llegó a escupir cerca del carricoche de Andrea", asegura la revista. No obstante, y según la publicación, el hecho de que Carmen llamase "puta" a Belén fue la gota que colmó el vaso para ella.

Pero tal y como se contó en a crónica rosa de Es la mañana de Federico, en realidad toda la familia de Jesulín deseaba que Belén se fuera. Humberto Janeiro llegó a acusarla de robar después de que su hijo dijese que le faltaba dinero. "Coincidió que venia Belén y le pusimos una trampa para ver si era ella. Nunca vi que se llevara dinero, pero faltaba". Además, la acusaron de fumar porros, cosa que Belén también desmintió en posteriores entrevistas.

La periodista Beatriz Cortázar considera también que no fue solo Carmen Janeiro sino, en realidad, "toda la familia" y el hecho de que Belén "no tuviera ningún aliado en los Janeiro". A ello se añade que Jesulín, su propio marido, "nunca la defendió o pidió respeto a la madre de su hija".

En todo caso, Carmen Janeiro, que hoy mantiene una discreta relación con el empresario Luis Masaveu y vive alejada de los focos en Marbella, ostentaba por aquel entonces un extraordinario poder en la familia. Tal y como recordó Cortázar en esRadio, "se hizo en Ambiciones un chalecito separado".

A continuación