Seriemente

Lo nuevo de Sorkin: 'The Newsroom', las miserias periodísticas

Hace más de seis años que echamos de menos a Aaron Sorkin.  Algunos ya empezamos a extrañarle en torno a 2004, cuando dejó los mandos de The West Wing; aunque estábamos dulcemente acompañados por John Wells. El síndrome de la Alaoestedependencia no se curó con la veintena de fugaces episodios de Studio 60, y, para qué engañarnos, tampoco con sus brillantes incursiones en el cine con La Red Social y Moneyball.

Hay que reconocerlo: los que tuvimos ese amor televisivo con la serie de NBC no hemos sabido sobrellevar bien la ausencia. En nuestro delirio, seguimos hablando de Toby, de Josh, C.J y de Jed como como si algún día fueran a volver; alimentando unas ganas de Sorkin de difícil satisfacción. O eso pensábamos hasta hace poco. Porque, como anuncia el encabezado de este post: vuelve. Y no como guionista de una aventura cinematográfica de dos horas: quiere quedar con nostros una vez a la semana.

Lo que más he escuchado en los apenas dos días que lleva circulando en la red el tráiler de lo nuevo de Sorkin es una sola palabra: Promete. Y no puedo estar más de acuerdo.

Juzguen ustedes mismos, The Newsroom, primer tráiler.

Will McAvoy (Jeff Daniels) es el presentador estrella de EEUU, pero su reinado parece que toca a su fin. Sorkin nos deja entrever la situación límite a la que se enfrentará su republicano personaje: Abandonado por su compañero de plató y parte de su equipo, tendrá que mantener a flote el buque; sosteniendo la confianza -y la tiranía- de la audiencia. Algo que se antoja complicado tras el bronco enfrentamiento que presenciamos en los dos minutos y medio del tráiler: Ese iracundo Daniels, espetando “Cuando preguntas qué es lo que hace que Estados Unidos sea el mejor país del mundo, no sé de qué mierda estás hablando” no puede ponerme los dientes más largos. Tampoco puedo salivar más cuando veo a Jane Fonda como la mandamás de la cadena… una delicada maldad, teniendo en cuenta su matrimonio con Ted Turner, director de la CNN.

Para esta profesión bajo mínimos, este tráiler sólo puede ser una buena noticia. Si hubiera que haber elegido a alguien para que buceara en las miserias de los medios de comunicación, que reflejara lo que se esconde tras las cifras de audiencia; Aaron Sorkin habría aplastado a todos sus competidores. Es la correctísima elección. Avergüéncenos, señor Sorkin, sáquenos los colores; que falta nos hace. Sé que no se cortará.

Sin duda, HBO será el vehículo perfecto para canalizar la historia de Sorkin, que lleva fraguándose desde 2009. La reina de todas las cadenas se apunta otro tanto con esta adquisición, especialmente en una midseason notablemente decepcionante (ya hablaremos de los chascos de Awake, TouchThe River…) en la que, Juego de Tronos y el coitus interruptus de Luck han sido de las pocas alegrías reseñables.

No tengo interés en esconder el entusiasmo que esta serie me provoca. El 24 de junio vuelve el látigo de los diálogos inteligentes, ojalá que también el walk & talk, los personajes al límite que encienden el ventilador de mierda en su intento por salvarse…vuelve Sorkin y yo soy feliz. A sus pies.

A continuación