Seriemente

El "otro" Batman

En plena resaca de la última entrega de Batman, ahora mismo batiendo todos los récords de taquilla pese a los trágicos sucesos que han acompañado su estreno, quizá esté bien echar la vista atrás y rememorar los comienzos audiovisuales del denominado caballero oscuro… sobre todo cuando Batman fue un tipo bailongo, mucho menos oscurito y retorcido.

Batman es, en realidad, un anciano de 73 años con muy buena salud. El enmascarado con alas de murciélago creado por Bob Kane en 1939 por encargo de la editorial DC, deseosa de presentar un personaje de impacto similar al de su Superman, era mucho menos sofisticado en sus orígenes que en la actualidad. Pero  ni que decir tiene que Kane acertó de lleno con un personaje dúctil e intemporal, perfectamente capaz de adaptarse a los gustos y estilos de cada época. La prueba está en las diferentes aproximaciones que ha tenido en la gran pantalla, con directores tan opuestos como Christopher Nolan o Tim Burton pilotando la franquicia.

No obstante, nada es eterno. Si ahora es el propio Nolan el que ha anunciado que abandona el barco tras siete años al frente de las aventuras del caballero oscuro, ya en los años sesenta y después de dar sus primeros pasos en el papel, el Bruce Wayne del cómic estaba de capa caída debido al bajón en la calidad de las historias y el creciente empuje de Marvel, que contaba en sus filas con figuras estelares como Stan Lee.

Tuvo que ser la adaptación televisiva que nos ocupa, pergeñada por la cadena ABC, la que sacase del hoyo de la popularidad al personaje. A menudo denostada por su visión colorista y  ridícula del hombre murciélago, repleta de onomatopeyas para plasmar los golpes y momentos muy alejados del toque siniestro del personaje, lo cierto es que la aportación abiertamente kitsch de la serie protagonizada por Adam West resultaba comprensible si contextualizamos: al fin y al cabo, se trataba de un serial ideado en parte para aprovechar los brillantes colores de la nueva generación de aparatos a color (y con una melodía de las que se te clavan en el cerebro):

Durante los 120 episodios que duró, de 1966 hasta 1968, la serie levantó las alicaídas ventas de los cómics e incorporó algunas de las ideas más delirantes que ya estaban sobre el papel. Tan delirante, que los Batman y Robin de Alan West y Burt Ward se alzaron con el tiempo, y quién sabe si de forma involuntaria, como dos de los representantes más claros de la corriente denominada camp, término que se aplica a toda estética o estilo voluntariamente banal y hortera, y de la que podría ser perfecto representante el apogeo del cartón piedra de Perdidos en el espacio, La familia Addams o Los Monster. Algo que Joel Schumacher comprendió muy bien en sus dos aportaciones cinematográficas, las escandalosas (y horribles) Batman Forever y Batman y Robin, que pese a rendir en taquilla, no consiguieron seducir al público como el Batman televisivo.

Pero volvamos otra vez atrás. Gracias al éxito de la serie llegó Batman, la primera película sobre el héroe DC, que se estrenó en las pantallas de EEUU allá por 1966, en pleno apogeo de la teleserie. La película, que dirigió Leslie Martinson, fue diseñada como mera prolongación en cines de la serie, enfrenta al enmascarado no tan nocturno al triplete de villanos de siempre, Joker, Pingüino y Acertijo, que armados con un aparato liofilizador (¿?) tratan de borrar de la faz de la tierra a los máximos dirigentes mundiales, reunidos en Gotham. Aquí la tienen, bien completa:

Adam West, su protagonista, se convirtió gracias a ella en un personaje extremadamente popular en su época. Típico galán acartonado de los sesenta, West audicionó para el papel de 007 que en esos momentos pertenecía por derecho propio a Sean Connery. Su interpretación de Bruce Wayne y su desdoblado héroe le reportó fama, dinero e incluso el ansiado salto al cine que ambicionaba… si bien interpretando al mismo personaje, del que el actor norteamericano no se libraría en toda su existencia (en la actualidad se interpreta a sí mismo en versión animada en la serie Padre de Familia, donde ejerce de singular alcalde de Quahog). Más tarde, actores como Michael Keaton en  Batman (1989) y Batman Vuelve (1992), Val Kilmer o George Clooney interpretarían el personaje que ahora mismo pertenece al actor Christian Bale.

Batman, un tío gay

No sabemos sin entre las intenciones de West y sus responsable estaban el convertir a Batman y su fiel aliado Robin en sendos iconos gay. Claro que parte de la culpa la tiene el sociólogo Fredric Wertham, quien en su volumen La seducción del inocente, publicado en los cincuenta, e ignorando la presencia de la explosiva Lee Meriwether como Catwoman, denunció que los niños no sólo tenían tendencia a imitar las barrabasadas de narraciones como las de Batman, sino que también podían verse irremediablemente estimulados por la innegable conducta homoerótica de la pareja protagonista, una fantasía “psicológicamente homosexual” repleta de mensajes implícitos que, en una palabra, podrían volver gay a los vástagos de América.

El éxito del Batman intepretado por Adam West, por muy ridículo que sea ahora, mantuvo vivo y coleando al personaje hasta sus brillantes años ochenta, cuando antes de la adaptación al cine de Tim Burton el guionista Frank Miller tomó magistralmente las riendas del personaje en El regreso del Caballero Oscuro, y remozaría su cara para los nuevos tiempos, reviviendo a Batman con tal vigor que DC encargó a Miller y Mazzuchelli que reformularan los orígenes del personaje en Año Uno. El resultado fue similar e impulsó al hombre murciélago al Olimpo heroico que de momento no ha abandonado. Entre medias, las adaptaciones cinematográficas y las aportaciones de Jeph Loeb, quien con Tim Sale ideó El largo Halloween y Victoria Oscura, sin olvidarnos de Grant Morrison. Pero eso es otra historia.

Para cerrar la de hoy les dejamos con un curioso experimento perpetrado en 2003 y protagonizado por los propios Adam West y Burt Ward, que tiene tanto de retrospectiva sobre la serie como de nueva aventura de sus protagonistas, con el mismo tono que las algaradas de juventud.

 

A continuación