Seriemente

¿A qué serie me engancho? Repaso a las novedades

Decir que esta temporada “las nuevas series son una basura” está de moda. Además de puro postureo, la frase adolece de un problema fundamental: que temporada tras temporada decimos lo mismo, igual da si hablamos de años con éxitos como Game of Thrones o Homeland. En el universo de las series también se abusa del  “cualquier tiempo pasado fue mejor” y con cada novedad que nos decepciona, rememoramos esa época dorada de The Wire o The Sopranos…. Como si se hubieran emitido en el mismo momento (¡no!) , y como si en esos años no hubiera una gran cosecha de bodrios.

En definitiva: ¿Es este año tan malísimo para los estrenos seriéfilos, como algunos se empeñan en decir? ¿No hay nada que se salve? ¿Apagamos la tele (o el ordenador) hasta nuevo aviso? No. Además de un considerable número de tostones, los nuevos estrenos han dejado algún que otro título al que hincarle el diente o, cómo mínimo seguirle la pista. Si son obras maestras o fracasos rotundos, el tiempo lo dirá, pero no hay duda de que también este año tenemos material como para no caer en la tentación de hablar de fines de ciclo ú otras exageraciones. Eso sí, tomen nota porque la TV británica y francesa amenazan el trono estadounidense de la calidad televisiva.

Licuado y seleccionado, dejamos cinco series de estreno que están reclamando un hueco en sus agendas… porque de los fracasos, hablaremos otro día.

Top of the lake

Si bucean en la red, descubrirán que está de oferta comparar la nueva serie neozelandesa de Sundance Channel con Twin Peaks. Similitudes, háylas, pero conviene saber que no son más que ecos, porque la Top of the Lake va por otros derroteros y no hay rastro del elemento sobrenatural lynchiano. La historia echa mano del tópico de pueblo pequeño e inhóspito en el que todo el mundo se conoce, donde los apacibles lugareños tienen secretos mucho más oscuros que dónde guardan sus útiles de pesca. El punto de partida es el embarazo de una niña de 12 años y una detective que acude a investigar el caso trayéndonos de vuelta a la estupenda Peggy Olson. En una atmósfera gélida, con unos escenarios sobrecogedores que aprovechan la extrañeza del paisaje neozelandés, la trama se enreda deliciosamente… hasta convertirse en un soplo de aire fresco en el panorama seriéfilo. Dirigida por Jane Campion (autora de El Piano) es, sin duda, uno de los estrenos para no perderse esta temporada.

Les Revenants

Para quien suscribe, la serie francesa ha sido el placer culpable de la temporada, además de otra oportunidad de revisionar el mito zombie que tantos placeres nos ha deparado. No esperen las vísceras y la acción de The Walking Dead, pero prepárense para ser golpeados emocionalmente sin una gota de sangre. Readaptando el argumento de They came Back, la historia plantea lo que ocurre en otro pueblo inhóspito con lago (es tendencia) cuando algunos de sus habitantes muertos regresan años después de fallecer, sin motivo aparente. No recuerdan nada de lo sucedido, y están en plena forma física y mental: hambrientos, y con ganas de recuperar una vida que dejaron atrás cuando cruzaron al otro barrio. ¿Por qué han vuelto? ¿Con qué objetivo? ¿Por qué unos vuelven y otros no? Desarrollada con un reparto coral, cada una de las historias de los resucitados proporciona distintas experiencias. Personalmente, me quedo con la trama de las gemelas pelirrojas, en la que la muerta regresa con la edad a la que murió, y la viva debe convivir con una versión de sí misma cuatro años atrás. Espeluznante y adictiva.

The Americans

La nueva serie de FX, al menos en mi caso, se ha beneficiado del síndrome de las bajas expectativas. Sin esperar nada de ella, se ha revelado como una serie de notable, que sin hacer ruido ha conseguido colarse en el top de los visionados semanales. El argumento nos lleva al Estados Unidos de los ochenta, con Ronald Reagan recién llegado al poder. Nuestros protagonistas son los Jennings, matrimonio modélico de un barrio residencial de Washington que, en realidad, son espías durmientes del KGB que llevan infiltrados en el país más de 20 años. Con el calentamiento de la guerra fría, su célula se reactiva, y obliga a estos dos rusos secretos a cumplir las misiones de Moscú. Pero, tras dos décadas vividas en la tierra de las oportunidades, los ideales de ambos no son los mismos que entonces, y las relaciones han cambiado. Fueron obligados a casarse cuando eran dos desconocidos, pero ahora son un matrimonio con hijos en el que la lealtad a la bandera, irremediablemente, interfiere con sus asuntos familiares y emocionales. ¿En quién confiar? ¿Quién traiciona y hasta qué punto los ideales políticos justifican todo lo demás? Híbrido entre la novela de espías y el drama familiar que hará las delicias de los fans de Jhon Le Carré, pero también de sus detractores. En España, se emitirá en Fox y Mediaset.

Utopía

No me extenderé, dado que ya les hablé de esta nueva serie británica de Channel 4. Si les diré que ahora, vista en perspectiva tras acabar la primera temporada, la serie da un poco menos de lo que promete; pero es igualmente disfrutable. Poderosa en imagen, rara hasta la extenuación, Utopía es un experimento que no convencerá al público mayoritario, pero puede acabar siendo una referencia de culto para los más freaks. Maldita Jessica Hyde. En España, podrá verse en Canal +.

In the Flesh

Si los fans de los zombies no encuentran en el panorama actual una serie acorde a sus preferencias, deberían replantearse su pertenencia al clan. Porque lo que no se puede negar es que los no muertos regresan en todas sus variantes: amenazantes y putrefactos, limpitos y misteriosos, o como es el caso de In the Flesh, rehabilitados y con problemas de integración social. Algo así como muertos en “proyecto vida”. La miniserie de la BBC plantea lo que ocurre en el pueblo de Roarton en el que, gracias a una vacuna, se consigue resucitar a los muertos, que son devueltos a los hogares con sus familias para retomar su vida. Pero su aspecto no es el pulcro de los revenants, sino que sufren de los típicos hedores y purulentas heridas de alguien que ha regresado desde el más allá. (Y que tiene la boca como si le hubiera explotado un boli bic). Nuestro protagonista es un adolescente que lucha contra la discriminación a base de maquillaje y lentillas para volver a ser aceptado en la comunidad. ¿Cómo reaccionarían ustedes teniendo en la casa de al lado al tipo que se zampó a vuestra hijita? Pues eso, que no será fácil.

A continuación